Ricardo Ávila Una tarea de aquí al 2026 12 de octubre de 2017 | Editorial | Opinión | Portafolio
Ricardo Ávila
Editorial

Una tarea de aquí al 2026

La expedición ayer del Plan Decenal de Educación pone en blanco y negro los logros y retos que tiene el país en un asunto clave.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 11 de 2017
2017-10-11 10:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En un país que usualmente vive más preocupado con las angustias del día a día que con superar sus desafíos en el largo plazo, son pocos los esfuerzos que miran más allá de la coyuntura. Por tal motivo, vale la pena reconocer la expedición de Plan Nacional de Educación 2016-2026, que fue dado a conocer ayer y es resultado de un esfuerzo en el que participaron múltiples actores.

Más que el propósito de un gobierno, el trabajo realizado es una hoja de ruta, que se articula con los planes que comenzaron en 1995. Puesto de otra manera, el de ahora es el tercer capítulo de una estrategia que ha dado frutos, así falte todavía un largo camino.

El diagnóstico muestra mejoras en cobertura, con excepción de enseñanza preescolar, básica y media, en la cual los indicadores registran descensos que ameritan no solo una buena explicación, sino acciones puntuales para revertir la tendencia reciente. En contraste, en educación media el avance supera los diez puntos porcentuales, con un índice de cobertura que llega casi al 80 por ciento.

También es notable que la brecha entre los sectores rural y urbano se ha reducido mucho, o que el programa de atención integral a la primera infancia despegó con fuerza. Según la estadística oficial, el año pasado este abarcó a más de 1,1 millones de niños, un aumento del 97 por ciento frente a las cifras del 2011.

Por otra parte, los cupos en educación superior mostraron una expansión cercana al millón de plazas en el último decenio. Debido a ello, si a mediados de la década pasada menos de una tercera parte de los bachilleres ingresaba a ese nivel educativo, ahora la proporción llega a la mitad.

Los progresos señalados se han combinado con menores índices de deserción. Para los más jóvenes, los programas de alimentación, transporte o dotación de libros son un aliciente a la hora de permanecer en las aulas. En lo que atañe a los mayores, hay un conjunto de acciones que ayudan a que una proporción menor deje sus estudios antes de obtener un diploma.

Aparte de lo anterior, comienzan a verse luces esperanzadoras en lo que tiene que ver con la calidad. Los programas de formación de los docentes explican por qué el porcentaje de maestros con posgrados pasó de 30 a 41 por ciento entre el 2012 y el 2016.

Las mayores capacidades de los profesores inciden en lo que se aprende. Las pruebas Saber muestran que la proporción de estudiantes con nivel de desempeño satisfactorio y avanzado creció cuatro puntos porcentuales en el mismo lapso, tanto en lenguaje como en matemáticas. A su vez, en el más reciente test Pisa, que administra la Ocde en cerca de 70 países, fuimos uno de los tres países que avanzamos en las tres áreas evaluadas, así todavía estemos en la parte baja de la tabla.

En consecuencia, hay razones reales para alegrarse por lo sucedido hasta ahora, aunque queda mucho trecho. Para citar un caso, en el campo, los años promedios de escolaridad son 5,5, mientras que en las ciudades la cifra es 9,2. La dispersión en los resultados muestra que un bachiller de una gran capital posee un arsenal de conocimientos mucho más amplio que quien se haya graduado de un colegio ubicado en una región apartada.

Reducir las inequidades es uno de los cinco principios orientadores del nuevo Plan Decenal, que a su vez se concentra en diez desafíos concretos, cada uno con sus debidos lineamientos generales y específicos. Sería ilusorio esperar que para el 2026 se corregirán todos los problemas que se ven en el presente, pero de lo que se trata es de andar más rápido en las mejoras observadas.

Eso implica esfuerzos presupuestales importantes, además de políticas que promuevan el aprendizaje y una buena administración pública. En suma, de lo que se trata es de hacer bien la tarea.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado