Ricardo Ávila

El rumbo perdido

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 09 de 2014
2014-04-09 12:56 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

“No hay mal que dure cien años”, reza el conocido y citado refrán. Y en el caso de la economía bien podría afirmarse que no hay recesión que dure más de cinco.

Al menos eso es lo que se desprende de lo dicho ayer por el Fondo Monetario Internacional, al dar a conocer su más reciente informe sobre las perspectivas globales, un par de días antes de que comiencen en Washington las reuniones de primavera que convocan a los 188 países que integran el organismo multilateral.

Según la entidad, las cosas pintan mejor, pues los retoños que habían comenzado a verse en el 2013 son ahora más evidentes.

“La recuperación que estaba empezando a tomar cuerpo en octubre no solo es más fuerte, sino también más amplia”, sostuvo ayer el economista jefe del Fondo, Olivier Blanchard.

No obstante, el parte no es el mismo en todos los continentes.

A decir verdad, la crisis que parece quedar atrás es la de las naciones más ricas, en donde se ubicó el epicentro de los eventos catastróficos –ruptura de la burbuja inmobiliaria, debacle financiera, alzas en el desempleo– que llevaron en el 2009 al planeta a su primera contracción económica después del final de la Segunda Guerra Mundial.

En términos prácticos, un mensaje de mayor optimismo quiere decir que Estados Unidos ha acelerado su ritmo de crecimiento a cerca del 3 por ciento durante este y el próximo año.

Por su parte, Europa ya no tiene cifras en rojo, pero su avance es lento, apenas superior al 1 por ciento. Aun así, eso es mejor que seguir en reversa.

En cuanto a Japón, tiene cifras muy similares a las del Viejo Continente, junto a la gran expectativa de que las políticas del Gobierno del primer ministro Shinzo Abe den frutos más temprano que tarde.

Mientras eso pasa en el hemisferio norte, los países emergentes caminan a paso más lento. China, para citar el caso de mayor trascendencia, no registra ahora aumentos del 10 por ciento anual en su Producto Interno Bruto, sino que se ubica más cerca del 7,5 por ciento.

En otras latitudes también se siente una ralentización, como pasa en ciertas zonas de Asia y África.

Sin embargo, ningún caso es tan inquietante como el de América Latina, que de ser una región promisoria ahora se ubica por debajo del promedio mundial. Según el FMI, este año la expansión en esta parte del mundo será tan solo del 2,5 por ciento, mientras que en el 2015 llegaría al 3 por ciento.

Una tasa tan mediocre tiene relación directa con lo que pasa en Brasil, cuya economía nada que despega, pues en el 2014 tendría una expansión por debajo del 2 por ciento.

Si algo han puesto de presente las obras con las que el gigante suramericano se ha comprometido con miras al Mundial de Fútbol, son los múltiples cuellos de botella existentes que le impiden mantener niveles de eficiencia suficientes para competir de tú a tú en la escala global.

Aparte de ese ejemplo, hay otros que son críticos. Venezuela y Argentina tienen problemas de fondo en los que se mezcla la política con la incapacidad de sus respectivos gobiernos de tomar decisiones que estimulen la producción y el empleo.

México apenas comienza a enmendar la plana, así se le mire con optimismo. Incluso Chile, que durante tanto tiempo fue la estrella regional, ha sentido con fuerza el bajón en los precios del cobre.

En consecuencia, quedan pocas economías de mostrar en Latinoamérica, siendo las de Perú y Colombia las más destacadas entre las de mayor tamaño relativo. Tanto en una como en otra se ven niveles aceptables de crecimiento del 5,5 y el 4,5 por ciento, respectivamente, además de una inflación bajo control y un desempleo en descenso.

Dicho comportamiento, sin ser estelar, ayuda a sacar la cara por una región a la cual el fin de la bonanza de las materias primas la golpeó con fuerza y que ha vuelto a preguntarse qué debe hacer para encontrar el rumbo perdido.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado