Ricardo Ávila

Santos: ¿vuelve y juega?

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
noviembre 16 de 2013
2013-11-16 11:13 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

En cuestión de días, una semana a lo máximo, los colombianos serán testigos de cómo se despeja una de las incógnitas más importantes, con miras a las elecciones del 2014.

Y es que antes de que se cumpla dicho plazo, Juan Manuel Santos debe hacer expresa su voluntad con respecto a si desea repetir o no mandato.

Tal como ocurrió en el caso de su predecesor, el grado de incertidumbre es poco. Sin decirlo expresamente, las señales que ha dado el actual inquilino de la Casa de Nariño apuntan a que le gustaría seguir en el cargo.

Así lo confirma la labor que adelanta la Fundación Buen Gobierno, en donde se encuentran los cuadros principales de la campaña, aparte de los mensajes velados que el jefe del Estado ha enviado en sus intervenciones.

No menos importante es que algunos de los propósitos más importantes de la actual administración, todavía no han rendido sus frutos.

Así, la aplicación de la Ley de Víctimas y Tierras apenas comienza a tener ejemplos prácticos, mientras que el ambicioso programa de infraestructura realmente tomará fuerza a partir del 2015.

Y, claro, está el tema de las conversaciones de paz con las Farc.

Dado que es improbable que las negociaciones lleguen a feliz término en cuestión de semanas, Santos tendrá la responsabilidad no solo de concluir el proceso en los meses que vienen, sino de convencer a los colombianos de que los eventuales acuerdos que se logren merecen ser refrendados en un referendo y a partir de ahí diseñar los mecanismos y programas propios del posconflicto.

Semejante labor, requiere de otro periodo presidencial. Sin embargo, esa decisión no le corresponde a quien detenta hoy la banda tricolor, sino a los ciudadanos.

Serán estos los que decidirán a finales de mayo próximo –y, si es el caso, en una segunda vuelta en junio– la permanencia del mandatario.

A primera vista, las posibilidades de una reelección no son altas. Los sondeos que se han hecho muestran que la mayoría de la opinión no está de acuerdo con la idea.

Por otra parte, la imagen favorable del Presidente no se ha recuperado todavía del golpe del paro agrario, con índices de aprobación a su labor, apenas por encima del 30 por ciento.

No obstante, y sin desconocer los niveles de impopularidad alcanzados, quienes saben de estas cosas recuerdan que el día de la cita en las urnas, los votantes no escogen en abstracto, sino que marcan uno de los nombres que aparecen en el tarjetón.

Y cuando se analizan todas las combinaciones posibles, que incluyen a quienes han lanzado su sombrero al ruedo o tienen intención de hacerlo, Santos triunfa con un buen margen de distancia.

Por supuesto que en los seis meses que faltan antes de la primera vuelta, muchas cosas pueden pasar. Si algo ha enseñado la historia reciente del país es que alguien que no aparece entre el abanico de favoritos, se crece en el transcurso de la campaña.

En consecuencia, el peor error que puede cometer Santos es el de minimizar a sus adversarios y al propio electorado.

Eso quiere decir que no solo tiene que responder a los ataques que se le hagan, sino especialmente demostrar que mantiene la capacidad de hacer propuestas sobre lo que piensa hacer en el próximo cuatrienio. Para decirlo con franqueza, una plataforma que prometa más de lo mismo, va a generar más desánimo que entusiasmo.

Para nadie es un misterio que el Ejecutivo ha visto cómo algunas de las reformas que ha propuesto se han empantanado.

En consecuencia, tiene que volver a poner sobre la mesa temas tan difíciles como mejorar la justicia, la salud, la educación o el sistema pensional, mientras se compromete a que el abismo entre promesas y realizaciones que caracterizó su primer periodo va a desaparecer. Ello requiere más capacidad de autocrítica que la vista, pero especialmente visión de futuro, que es, al fin de cuentas, lo que el pueblo espera de sus gobernantes.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado