Ricardo Ávila

Una silla más cómoda

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 23 de 2012
2012-10-23 01:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que se llevaron a cabo en Tokio la semana del 7 de octubre fueron muy positivas para Colombia.

Allí se materializó un trascendental cambio que mejora el posicionamiento del país en el FMI, en medio de importantes reconocimientos al buen manejo de la política económica que han ayudado a la economía nacional a mitigar parcialmente los efectos de la crisis global.

Luego de cerca de cuatro décadas de compartir con otros siete países una silla en el Directorio Ejecutivo del Fondo, liderada por Brasil, la administración Santos decidió unirse al grupo integrado por México, España, Venezuela y Centroamérica.

Este movimiento tiene gran significado, pues son muchos los lazos que nos unen con estas naciones, no solo políticos y culturales, sino también comerciales.

De hecho, antes de adherirse al grupo de Brasil, el país formó parte de esta misma constituyente entre 1946 y 1956, en la cual participó, además, Cuba hasta 1962.

Cabe recordar que desde hace casi dos décadas, Colombia tiene un acuerdo de libre comercio con México y, tras una pausa que terminó el viernes pasado, con Venezuela. Ambos mercados están dentro de los primeros diez destinos de nuestras exportaciones.

Con Centroamérica, se encuentra vigente un acuerdo de libre comercio con el Triángulo Norte, compuesto por El Salvador, Guatemala y Honduras; se iniciaron negociaciones con Costa Rica en junio pasado, y el flujo de inversión colombiana en esta región ha crecido sustancialmente en los últimos años.

El tratado comercial con la Unión Europea, la Iniciativa del Pacífico y los esquemas de cooperación en materia de seguridad, son aspectos adicionales que fortalecen las relaciones con España, México y Centroamérica.

El principal logro del cambio de silla fue mejorar el posicionamiento del país en el Fondo Monetario, precisamente en momentos en los que Colombia ha pasado a ser una de las economías más grandes y sólidas de Latinoamérica.

En el arreglo rotará la dirección ejecutiva en el Directorio con México España y Venezuela, y Bogotá compartirá con los mismos países la vocería en el Comité Monetario y Financiero Internacional, la instancia de más alto nivel para la toma de decisiones por parte de los miembros del FMI, que se reúne cada seis meses en las asambleas de primavera y anuales.

Y son precisamente estos nuevos espacios los que permitirán una mejor representación de los intereses del país. Cabe subrayar que ante Brasil, Colombia ocupaba un segundo lugar de forma permanente y ninguno de estos dos objetivos era alcanzable.

El ingreso del país a la nueva silla también aumenta su influencia en el Directorio de la entidad multilateral, por cuanto este grupo pasa a ocupar el quinto lugar en número de votos entre 24, superado por Estados Unidos, Japón, Alemania y el encabezado por Holanda.

Al mismo tiempo, es la agrupación de América Latina con mayor poder de voto, pues Brasil, sin Colombia, ocupa el puesto 18, y la silla suramericana liderada por Argentina y Chile, la posición 23.

Es de resaltar que este movimiento es también el resultado de un creciente interés en el país, derivado, en parte, del buen desempeño de la economía y de la solidez de las políticas y las instituciones, aspectos que, además, han permitido mejorar la posición de Colombia en el FMI.

De hecho, durante las reuniones de Tokio, la revista Emerging Markets otorgó el premio de mejor banquero central de América Latina al gerente del Banco de la República, y recientemente la revista Latin Finance calificó al Emisor en el primer lugar, seguido por los bancos centrales de México, Perú y Chile. Según estos analistas, Colombia se ha distinguido en la región como uno de los países que mejor ha logrado balancear la necesidad de apoyar el crecimiento económico afectado por la crisis internacional, y, a la vez, asegurar una política monetaria que ancle las expectativas de inflación.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado