Ricardo Ávila
Editorial

Sobre segundas partes...

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 13 de 2016
2016-07-13 11:02 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Así como el lapso simbólico de los primeros cien días de una administración da un panorama de lo que puede venir, el balance de los seis meses permite identificar prioridades y logros, al igual que debilidades iniciales. En el caso del Distrito Capital, empiezan a quedar claras unas y otras en una ciudad que sigue siendo el epicentro no solo del poder político y económico, sino del pesimismo nacional.

Si el gobierno se tratara solo de imagen, Enrique Peñalosa se rajaría en un corte de cuentas. De acuerdo con el Gallup Poll, la percepción negativa del burgomaestre llegó al 64 por ciento en junio, guarismos casi idénticos a los registrados por su polémico antecesor Gustavo Petro. La encuesta citada muestra que solo tres de cada diez bogotanos cree que las cosas en la urbe están mejorando.

Para quienes lo conocen, no es sorpresivo que el mandatario registre tan altos índices de rechazo. El actual Alcalde ha despertado tradicionalmente amores y odios y, en ocasiones, más de los segundos que de los primeros. Su estilo de comunicación es tan controvertido como siempre, por lo cual sus críticos señalan que se perdió la oportunidad de cerrar heridas y congregar más que dividir.

Enrique Peñalosa es un alcalde todavía impopular, pero aún sus críticos le reconocen que no se ha quedado cruzado de brazos

COMPARTIR EN TWITTER


A pesar de ello, es difícil negar que más que discursos, hay acciones concretas. El Palacio Liévano se ha anotado logros importantes: la recuperación de la zona del ‘Bronx’, en mayo pasado, da muestras del estilo del burgomaestre, que comprende esfuerzos concentrados en un territorio, varias entidades con distintos enfoques involucrados, la necesidad de integrar lo social y la seguridad, aparte de darle prioridad al espacio público. Es pronto para evaluar la guerra contra las ‘ollas de vicio’ pero, de ser exitosa, la Capital estaría marcando la pauta para el resto de ciudades.

Los sondeos dejan en claro que el crimen es motivo de enorme preocupación. La creación de la Secretaría de Seguridad es un avance positivo en esa dirección para elevar el tema en la agenda pública. Según cifras oficiales, la incidencia de varios de los delitos que más golpean a los ciudadanos de a pie ha disminuido: el hurto a residencias bajó 14 por ciento, el atraco a personas, 20 por ciento, y el robo de celulares, 48 por ciento.

El ‘sello’ peñalosista, y la razón por la que muchos lo apoyaron en las urnas, ha estado presente otras áreas. Vastas zonas controladas por verdaderas mafias han sido despejadas, pero sigue pendiente el manejo integral de los vendedores ambulantes.

Las cifras oficiales muestran que la seguridad mejora y que acciones como la intervención del ‘Bronx’ marcan la pauta.

COMPARTIR EN TWITTER


En movilidad, otra de las áreas complejas y de mayores expectativas por parte de la gente, el balance es agridulce. Se han tapado 20.000 huecos y varias medidas en el sistema Transmilenio han reducido los colados y mejorado las incomodidades.

Sin embargo, la administración ha recibido fuertes críticas por los cambios que le ha introducido al proyecto de metro que venía de atrás. Aunque ya se ha creado la empresa encargada y se anunció la licitación de la primera línea del sistema elevado, la oposición acusa a Peñalosa de querer “engavetar” esa solución.

Entre las polémicas que no se han enfrentado con éxito está el futuro de la reserva van der Hammen en el norte de la ciudad y la venta de la participación del Distrito en la ETB.
Ambos temas han servido de munición a los contradictores del gobierno local para decir que este es privatizador y amante del cemento. Si bien la realidad es mucho más compleja, las explicaciones dadas muestran que el público aún no entiende las razones en cada caso.

No obstante, todavía falta un largo trecho. El reto de Enrique Peñalosa es el mismo que en enero, cuando tomó posesión: ordenar una ciudad descuadernada tras 12 años en poder de la izquierda; mejorar la movilidad; cerrar la brecha en infraestructura; mantener los logros sociales, y derrotar la inseguridad. Es decir, demostrar que, a diferencia de lo que dice el refrán, las segundas partes pueden superar a las primeras.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado