Ricardo Ávila

No son solo los costos

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
junio 25 de 2015
2015-06-25 05:19 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

¿Cuál es la capital de Angola? Esa es una pregunta que normalmente solo se les hace en Colombia a unos cuantos estudiantes de bachillerato o a los pasajeros de avión que se les miden a los llamados juegos de trivia, o cultura general, que están en las pantallas individuales de las aeronaves. Luanda, que es la respuesta correcta, es poco conocida por estas latitudes, así se trate de la tercera ciudad de habla portuguesa en el mundo, después de São Paulo y Río de Janeiro, en Brasil.

No obstante, para quienes se mueven en el terreno de la contratación de ejecutivos en diferentes latitudes, es casi obvio conocer la contestación correcta. El motivo es que la urbe africana ocupa el primer lugar como la más costosa del mundo para un profesional expatriado, de acuerdo con un estudio hecho público recientemente por la firma multinacional de consultoría Mercer, que emplea a miles de profesionales en los cinco continentes.

Abundan las expresiones de sorpresa cuando se afirma que vivir en la capital angoleña vale más que hacerlo en las de Europa, a pesar de que la diferencia en el ingreso por habitante entre estas últimas y la primera es cercana a diez a uno. Pero quienes elaboran estas listas, saben que esa lógica no necesariamente es la que determina el lugar en la tabla.

Y es que en las cuentas influyen factores como las tasas de cambio, el acceso a cierto tipo de bienes o unidades de vivienda por parte de los extranjeros, al igual que la inflación local. Tales elementos se combinan para ocasionar saltos que a veces son bien pronunciados.

Además, hay casos extremos que, en algunos casos, se convierten en acertijos imposibles de resolver. Así pasó con Caracas, que este año no fue incluida en el ranking, por la sencilla razón de que la dispersión en las tasas de cambio que operan en Venezuela es de tal magnitud, que no hace posible establecer un término medio.

Pero, de vuelta a los ejemplos más normales, vale la pena resaltar algunos. Zurich, Ginebra y Berna, que ya eran caras, subieron todavía más por cuenta de la decisión del banco central de Suiza, que llevó al franco a ganar terreno frente a las demás monedas.

Tres metrópolis chinas también están entre las 10 más onerosas del planeta. Hong Kong, que tiene su propio dólar, es conocido por su mercado de propiedad raíz, siempre estrecho ante la demanda. Shanghái y Pekín, a su vez, son muy apetecidas por las multinacionales y tampoco han visto bajar los precios.

En otras partes, sin embargo, la realidad es distinta. Tokio, que durante años fue la de más altos precios para comer o vivir, ahora está en el puesto once. El motivo es la devaluación del yen, que ha abaratado, en términos relativos, lo que valen diversos bienes o servicios en Japón.

Como es de imaginar, un fenómeno similar e incluso más pronunciado llevó a que la mayoría de ciudades latinoamericanas registraran descensos considerables. Bogotá, que en el 2014 ocupó la posición 98 entre cerca de 200 urbes, ahora está en la 148. La razón no es otra que el terreno perdido por el peso frente al dólar. Aunque en menor proporción, algo similar se vio en Lima, Santiago o Ciudad de México.

Por sorpresivo que suene, exactamente lo contrario ocurrió en Buenos Aires, que subió 67 lugares y este año se ubica como 19 en el mundo y primera por estos lares. Las distorsiones propias de una economía desajustada y en la que opera un fuerte control de cambios, permiten entender ese ‘avance’.

¿Qué tan importante es para Colombia que su capital sea menos costosa que otras, en términos relativos? Para sus ciudadanos no mucho, pero para las firmas foráneas que examinan dónde instalar oficinas regionales y desarrollar sus estrategias regionales, es un elemento importante. Solo falta, claro, que la calidad de vida mejore pronto, al menos en igual proporción que el costo de bienes y servicios en la ciudad, para quien gana en dólares.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado