Ricardo Ávila

Al sur de la frontera

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 26 de 2013
2013-05-26 10:33 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Quizás porque ahora la norma en Ecuador es la continuidad, el juramento que hizo Rafael Correa el viernes pasado, al asumir por tercera vez la presidencia del país vecino, no generó grandes titulares.

Al fin de cuentas, el inquilino del Palacio de Carondelet sigue con las mismas políticas que lo han hecho el gobernante más popular de la región, con una tasa de aprobación del 80 por ciento.

En tal sentido no se esperan grandes cambios, fuera de una profundización del modelo impulsado por este economista de 50 años, cuyo partido cuenta ahora con la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional.

Aunque es socio del Alba, el club de naciones fundado por Hugo Chávez, y tiene una retórica marcadamente anti imperialista, Correa no se parece en muchos aspectos a los demás mandatarios latinoamericanos que son -o dicen serlo- de corte izquierdista.

Después de mostrarles los dientes al sector privado ecuatoriano y a los inversionistas extranjeros, ha dejado en claro que no piensa ocupar espacios propios de la actividad empresarial.

De hecho, en salidas recientes ha sostenido que Quito ve con buenos ojos al capital foráneo.

Por otra parte, es claro que no piensa perpetuarse en el poder.

En su discurso de posesión reiteró que este es su último periodo y que al final del mismo piensa radicarse en Bélgica, de donde es su esposa. También señaló que si no logra formar cuadros que lo sucedan consideraría eso un fracaso, algo que contrasta con posturas como la de Daniel Ortega en Nicaragua, Evo Morales en Bolivia o el desaparecido líder de la Revolución Bolivariana en Venezuela.

Dicho lo anterior, no le faltan tendencias autoritarias.

El caso más notorio es su obsesión contra la prensa libre, a la que ha perseguido como pocos en el hemisferio. Tras la derrota que sufriera en la OEA, cuando quiso impulsar cambios que le habrían quitado margen de acción a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y a su Relatoría para la Libertad de Expresión, ahora quiere centrarse en reformas internas que van a implicar una mordaza para los medios independientes que quedan, pues ya el Gobierno es dueño de estaciones de televisión y de radio, así como de un puñado de periódicos.

No obstante, es poco probable que esa persecución le quite muchos puntos internamente, pues la ciudadanía le reconoce el haber combatido la corrupción y su efectividad a la hora de impulsar la gestión estatal.

Esta se traduce en una mejora de la infraestructura que incluye miles de kilómetros de carreteras y autopistas, además del nuevo aeropuerto de Quito y el metro capitalino, en construcción.

A lo anterior hay que agregar lo hecho en educación y salud, aparte del combate a la pobreza.

En lo que hace al crecimiento, las cosas siguen relativamente bien. En el 2011 y el 2012 el Producto Interno Bruto ecuatoriano avanzó 8 y 4,8 por ciento, respectivamente, mientras que este año la proyección es del 4 por ciento. Tal evolución ha permitido que el desempleo se mantenga por debajo del 5 por ciento, inferior al promedio regional.

Por supuesto que los riesgos no faltan y el más serio de todos es el precio de las materias primas en un país cuyos ingresos externos dependen primordialmente del petróleo. Ese factor, unido a la dolarización, constituye una camisa de fuerza que puede ser fuente de problemas si las cotizaciones bajan más.

Sin embargo, Correa confía en mantener las cosas bajo control, algo que es clave para Colombia.

Aunque las ventas a Ecuador han caído al séptimo lugar en la lista de los principales mercados del país, todavía representan una suma importante que ascendió a 446 millones de dólares en el primer trimestre del 2013.

Y en la medida en que los nubarrones se ciernen sobre el mercado venezolano a lo mínimo que puede aspirar el país es que pueda seguir vendiendo sus productos sin grandes sobresaltos al sur de la frontera.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado