Ricardo Ávila

La tarea de Maduro

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 27 de 2014
2014-04-27 06:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando Nicolás Maduro aseguró la semana pasada que la tarea principal de su segundo año de mandato sería la situación de la economía venezolana, más de un ciudadano del vecino país reaccionó con escepticismo. Y es que no resulta difícil volverse incrédulo ante las promesas incumplidas de un Gobierno como el bolivariano, que de tiempo en tiempo hace anuncios grandilocuentes que no se concretan.

Aun así, sigue viva la esperanza de que las cosas mejoren en una nación que no anda por buen camino. El jueves 24, el Banco Central de Venezuela informó que el crecimiento durante el 2013 había sido de un tímido 1,3 por ciento, una de las peores tasas de América Latina. Para este año, el Fondo Monetario Internacional pronostica una contracción del 0,5 por ciento, en contra de la meta oficial del 4 por ciento.

Adicionalmente, el Emisor reportó que la inflación en marzo se había acelerado al 4,1 por ciento, con lo cual el dato interanual sería del 59 por ciento, uno de los más altos del mundo. A lo anterior se suma la escasez en los artículos de primera necesidad, pues uno de cada cuatro bienes esenciales –alimentos, artículos de limpieza, medicamentos– son difíciles de conseguir, y los anaqueles vacíos en tiendas, almacenes y supermercados son la norma y no la excepción.

Como si eso no fuera suficiente, el clima interno sigue convulso por cuenta de una oleada de protestas que han dejado más de 40 muertos desde febrero. Si bien hay un proceso de diálogo en marcha con sectores de oposición, la tensión no disminuye, sobre todo después de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, según la cual no se pueden llevar a cabo manifestaciones sin permiso, lo que fue visto como una manera de legitimar la represión a cargo de las fuerzas de seguridad.

Mientras la temperatura se mantiene elevada en las calles, Maduro le envió señales amistosas al sector empresarial. En un discurso en el que habló de una “ofensiva económica” orientada a fomentar el aparato productivo nacional, el mandatario se comprometió al pago inmediato del 30 por ciento de las deudas relacionadas con importaciones hechas por el sector privado. Estas, que tienen su origen en la falta crónica de divisas, se estiman en 13.000 millones de dólares. También habló de fondos del Estado para financiar nuevos proyectos orientados a aumentar los niveles de autosuficiencia.

No obstante, es difícil que tales medidas sirvan para que se note el cambio de rumbo. Si bien es cierto que el bolívar en el mercado paralelo ahora está en cercanías de los 60 por dólar –después de haber llegado a 90 en enero–, dicha tasa es diez veces superior a la oficial. A la vez, las reservas internacionales siguen cayendo y se encuentran en cercanías de los 21.000 millones de dólares, sin contar el pago de las acreencias mencionadas. Ese y otros factores hacen que el clima para la inversión sea hostil, por más invitaciones que reciban los empresarios.

Debido a ello, no hay que esperar grandes avances, pues las probabilidades apuntan hacia un mayor deterioro. Ante ese panorama, Colombia debería tomar nota y tratar de reaccionar, ya que el coletazo de la crisis venezolana se siente con fuerza en las zonas de frontera y entre los exportadores.

Incluso en medio del difícil escenario hay cierto margen de maniobra para que Bogotá y Caracas se pongan de acuerdo sobre mecanismos que podrían reactivar el comercio, como el intercambio de petróleo por bienes colombianos. Dada la cercanía geográfica y la oferta de productos, es indudable que la solución a los líos de escasez en Venezuela pasa por aquí, si existe la voluntad política para encontrar salidas. De lo contrario, seguiremos perdiendo terreno frente a Argentina, Brasil, México y Ecuador, mientras sentimos en carne propia los efectos de una crisis que apunta a ser prolongada, por más anuncios que haga Nicolás Maduro.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado