Ricardo Ávila

La tarea olvidada

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
enero 21 de 2015
2015-01-21 01:22 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es uno de esos temas trascendentales del que nadie quiere hablar. Sin embargo, el informe que presentó el lunes la Ocde sobre la economía colombiana se encargó de recordar que una reforma en materia pensional es una de las principales tareas pendientes, si de construir una sociedad más equitativa se trata.

La razón es muy sencilla. La proporción de personas que logra cumplir con las condiciones que establecen las normas para jubilarse en el país es muy pequeña. El motivo principal es la inmensa informalidad que oscila –dependiendo de la medición– entre 50 y 70 por ciento de la fuerza laboral. Puesto de otra manera, hay millones de personas que no cumplen con los aportes para la seguridad social, dado el sector en que trabajan o las condiciones de su empleo.

Para colmo de males, las investigaciones muestran que son los ciudadanos de menores ingresos los que más se ven afectados por esa situación. Debido a ello, la tasa de pobreza entre los mayores de 65 años es casi 20 puntos porcentuales más elevada que el promedio nacional, pues una gran cantidad de pertenecientes a la tercera edad no tienen fuentes de ingreso estables.

En contraste, una alta proporción de quienes pertenecen a los estratos más altos logra tener derecho a una pensión. Y los que reciben su mesada del régimen de prima media –como el de Colpensiones– reciben un subsidio, pues en la mayoría de los casos los aportes no dan para cubrir las erogaciones.

Esa es una de las razones por las cuales en el presupuesto del 2015 el tercer rubro en importancia es este, apenas por debajo de los de educación y seguridad. El monto requerido para cuadrar la caja del sistema público es de algo más de 26 billones de pesos este año.

Además, el pago de las jubilaciones agrava, y no mejora, la distribución del ingreso.

Los cálculos demuestran que el esquema es insostenible. No solo quienes se retiran bajo el régimen público lo hacen con un ingreso mucho más alto –como proporción de los últimos salarios devengados– que los ciudadanos de otros países, sino que el envejecimiento paulatino de la población hará que cada vez se requieran más recursos del fisco para equilibrar las cuentas. En últimas, serán las generaciones jóvenes las que tendrán que pagar la cuenta.

Todo lo anterior hace aconsejable que se le meta el diente al tema. En lo que respecta a la situación actual, la Ocde considera que el mecanismo de los beneficios económicos periódicos o programas como el de adulto mayor pueden servir para corregir en parte la situación. Con el primero se conseguiría que más gente tenga derecho a un estipendio y use los aportes parciales que realizó, mientras el segundo es una herramienta en la lucha contra la miseria, sobre todo si el monto actual se logra incrementar.

Pero el asunto de fondo es construir un esquema que sea, a la vez, equitativo y sostenible. Ello implicaría meterse con puntos espinosos como gravar las pensiones más altas en forma progresiva, unificar las edades de jubilación de hombres y mujeres o sacar adelante una reforma constitucional para que los reajustes anuales se hagan con base en la inflación y no respecto al salario mínimo, que ha subido en términos reales en los últimos años.

De manera complementaria, el estudio de marras insiste en que hay que combatir la informalidad. Una de las manera es la de seguir disminuyendo los impuestos a la nómina, como el aporte del 4 por ciento que reciben las cajas de compensación.

Todos los elementos mencionados son una verdadera ‘papa caliente’ en materia política. Conseguir que el Congreso le dé luz verde a cualquiera de esos cambios parece ser imposible. El problema es que así como más de un parlamentario es tozudo y se niega de plano a cambiar el statu quo, las matemáticas también lo son. Y estas dejan en claro que las cuentas del sistema sencillamente no dan.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto
 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado