Ricardo Ávila
Editorial

Una estrategia defensiva

En medio de tanta incertidumbre, los expertos aconsejan inversiones de corto plazo hasta que se despeje el panorama.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
octubre 18 de 2016
2016-10-18 08:49 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No hay duda de que la incertidumbre ha sido la constante para los inversionistas en lo que va del año. A pesar de que nunca es fácil predecir el futuro, el tamaño de los signos de interrogación supera los parámetros de lo usual durante el 2016. Opciones que antes parecían atractivas han perdido lustre, mientras que las rentabilidades se debaten en un contexto de tasas de interés relativamente bajas.

Y es que tanto el escenario internacional como el local están llenos de incógnitas. El motivo principal es que la mediocridad en el crecimiento económico es más la norma que la excepción. Ante la falta de una tendencia clara, las autoridades posponen determinaciones que en condiciones normales tendrían lógica, mientras los riesgos de otra índole hacen su aparición en el firmamento de aquellos que aspiran a obtener rendimientos positivos, ya sea aquí o allá.

En medio de tanta incertidumbre, los expertos aconsejan inversiones de corto plazo hasta que se despeje el panorama.

COMPARTIR EN TWITTER

Sobre el papel, lo más destacable son las acciones. En lo que atañe a Colombia, el índice Colcap se ha valorizado en 20 por ciento, en comparación con el punto de partida de comienzos de enero. Quienes saben de estos asuntos señalan que el ajuste observado el año pasado resultó demasiado fuerte, con lo cual quedó cierto espacio para mejorar.
Lo anterior se combina con un comportamiento aceptable de los balances empresariales, como pasa con los bancos o aquellas compañías que tienen presencia en diferentes puntos de América Latina.

El desempeño de otras plazas es menos concluyente. Wall Street avanza y llega a nuevos máximos, pero sin la fortaleza de meses atrás; Tokio se encuentra de capa caída, y en Europa nada anda mejor que la bolsa de Londres, anotando que el impacto del ‘Brexit’ sobre la libra esterlina es responsable de los aumentos de precios que se observan en el Reino Unido.

La suerte de la renta variable tiene todo que ver con la política monetaria que adelantan los bancos centrales. En el ámbito global, lo más destacable es que los europeos se mueven en un ambiente de gran liquidez, mientras que en Estados Unidos la Reserva Federal debería elevar el costo del dinero en su cita de diciembre. Cuando eso pase, es muy posible que el dólar se fortalezca, pues los activos denominados en el billete verde ganarán atractivos.

La reforma tributaria es clave para que el país mantenga el grado de inversión en sus títulos de deuda y no se presente una salida abrupta de capitales.

COMPARTIR EN TWITTER

Ese factor debería ser tenido en cuenta por quien mueva su plata desde Colombia. La volatilidad externa debería continuar, incluso sin hablar de posibilidades extremas, como un eventual triunfo de Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca. Por su parte, es indispensable que las autoridades locales mantengan la mano firme en el timón de la economía.

Para que eso pase, ciertas incógnitas requieren ser resueltas. En el campo político, lo ideal sería que el futuro del proceso de paz se despeje más temprano que tarde, pues la gobernabilidad de la administración Santos está todavía en entredicho; en el económico, la reforma tributaria es clave para que el país mantenga el grado de inversión en sus títulos de deuda y no se presente una salida abrupta de capitales.

A su vez, el Banco de la República estará tomándole el pulso a la inflación, con la idea de recortar la tasa de interés que maneja a comienzos del 2017. Si las cosas salen bien, el alivio será más rápido, algo que afectará el panorama para deudores y ahorradores.

Sin embargo, aun si se hacen las tareas pendientes, vale la pena tener en cuenta que nuestro ritmo de crecimiento será moderado. Debido a ello, segmentos como el de la finca raíz pueden ser menos atractivos que en el pasado reciente.

En conclusión, los expertos aconsejan aquello que se conoce como una estrategia defensiva a la hora de manejar el dinero. Esta comprende inversiones de corto plazo en renta fija, o la compra de acciones de firmas que puedan resistir el ciclo económico. La reforma tributaria puede traer cambios en las reglas de juego, y ese es un argumento más para no comprometerse con el largo plazo, al menos mientras la niebla actual se levanta y se despeja el panorama.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado