Ricardo Ávila

Veintiún pagarés

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 02 de 2015
2015-09-02 02:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El lunes pasado, el Gobierno dio por finalizado un ciclo que había comenzado 40 días atrás desde diversos puntos de la geografía nacional y cuya etapa última resultó opacada por la crisis sucedida en la frontera con Venezuela. Este consistió en un ejercicio de rendición de cuentas a cargo de 21 ministerios y entidades de alto nivel, en el cual cada uno le reportó al propio Juan Manuel Santos los avances alcanzados.

Y no solo eso. Todos los funcionarios que ‘pasaron al tablero’ se comprometieron con una meta específica, para la cartera o institución bajo su respectiva responsabilidad. La obligación incluyó la firma de un cheque con un número preciso relativo a una realización, que será exigible en el 2018.

Los 21 pagarés en cuestión son interesantes porque condensan una serie de objetivos que abarcan muchas áreas, la mayoría de ellas en el campo económico y social. En algunos casos, hay propósitos que eran más ambiciosos 12 meses atrás y que debieron moderarse por cuenta de la baja prevista en la tasa de crecimiento, que tiene su origen en las conocidas turbulencias venidas de afuera.

Por ejemplo, en materia de aumento en el Producto Interno Bruto la meta ahora es llegar al 4,5 por ciento, en el último año de la presente administración. El dato es inferior al promedio del pasado cuatrienio y refleja cómo han cambiado las cosas en comparación con la época de bonanza en los precios de los bienes primarios.

Aun así, el Ejecutivo sostiene que logrará crear dos millones de empleos adicionales y sacar de la pobreza a un millón y medio de ciudadanos, que no son ambiciones menores. Parte de la clave está en el campo, en donde se aspira que el área sembrada suba en un millón de hectáreas, o en las exportaciones agrícolas y manufactureras, que deberían alcanzar los 30.000 millones de dólares anuales.

Y los buenos propósitos no acaban ahí. Se habla de 1.334 kilómetros de vías de doble calzada que se sumen a las existentes. En lo que hace a la revolución informática, el propósito asciende a 27 millones de conexiones, que casi garantizan la plena cobertura a nivel nacional. Ese sería un salto notable, tanto como el de tener al 30 por ciento de los estudiantes en escuelas y colegios –2,3 millones de niñas y niños–, en jornada única.

También hay otras apuestas más complejas, en las que no necesariamente el Gobierno tiene todos los hilos en la mano. Así ocurre con el plazo de seis meses de término para el proceso de delitos menores, o los 3,2 libros en promedio que debería leer cada colombiano. Igualmente, es curiosa la promesa de lograr 3.000 medallas en competencias deportivas, entre el 2010 y el 2018.

Pero más allá de esas categorías, el ejercicio es válido. La razón es que los objetivos establecidos son fáciles de entender y caben en un par de hojas de tamaño carta. Si bien es indudable que las dimensiones del servicio público acaban siendo mucho más complejas y tienen múltiples aristas, las metas simples a veces sirven más que las que tienden a la grandilocuencia, comenzando por la paz o la prosperidad.

Lo anterior no quiere decir que pasar el examen sea fácil. Aunque las evaluaciones tendrán lugar cuando Santos sea expresidente, y en ese sentido las notas serán entregadas de manera tardía, hay varas que quedaron en un punto elevado. Conseguir –para citar un caso– que el mercado laboral se comporte bien, implica que muchas variables deben tener cierta armonía, algo retador en medio de un entorno más hostil que el de antes.

No menos clave es el asunto de los recursos, pues aquí la plata disponible importa, y mucho. En caso de que los presupuestos que vienen deban recortarse para responder a las estrecheces fiscales, las probabilidades de conseguir lo propuesto disminuyen. Con razón, se dice que muchos caminos –y no solo el del infierno– están empedrados de buenas intenciones.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado