Ricardo Ávila
Editorial

Ser viable es lo que importa

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
marzo 07 de 2016
2016-03-07 10:35 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Nadie esperaba grandes noticias. Aun así, más de un analista no pudo contener un gesto de sorpresa tras conocer los resultados financieros de Ecopetrol durante el 2015. Por primera vez desde que una parte de sus acciones fuera vendida al público hace nueve años, la compañía registró una pérdida y no distribuirá dividendos hasta nuevo aviso.

Es verdad que el saldo en rojo, cercano a los cuatro billones de pesos, tiene como explicación cargos por más del doble de esa suma, cuyo origen es la obligación de llevar la contabilidad siguiendo las normas internacionales que han empezado a regir en Colombia y que no tienen impacto en la caja de la sociedad. De no haber sido por dicha situación, el saldo del ejercicio habría dejado utilidades.

Aunque válido, el argumento no disimula que el año pasado fue muy malo, sobre todo por el desplome en los precios internacionales del petróleo. La canasta de venta de crudos, que en el 2014 se había negociado en 87 dólares por barril, pasó a algo menos de 44 dólares.

Las cosas habrían podido salir peor de no ser porque la producción sufrió menos de lo que se pensaba inicialmente e incluso subió hasta alcanzar los 761.000 barriles diarios.

Más significativo, sin duda, acabó siendo el esfuerzo de optimizar costos y gastos que, según la empresa, le generaron ahorros por 2,8 billones de pesos. La renegociación de contratos y la eliminación de servicios no esenciales tuvieron mucho que ver.

Sin embargo, el presupuesto de inversiones sintió el golpe. Tal como ha sido la norma en el sector, los proyectos que se privilegiaron fueron los que estaban en curso, mientras que muchos de los nuevos quedaron aplazados indefinidamente. Para citar un caso, la cantidad de pozos exploratorios bajó a un mínimo que no se veía desde hace tiempo.

Sobra decir que esa política tiene que continuar con una mezcla de recortes adicionales e innovaciones. Entre las primeras, se impone el cinturón apretado en todos los rubros. En cuanto a las segundas, es promisoria la posibilidad de utilizar menos disolvente para transportar el crudo, lo cual puede conducir a economías importantes.

Lo anterior sirve para señalar que cerrada la contabilidad, lo pasado, pasado. Ahora, lo importante es trazar el camino de la Ecopetrol del futuro, a la luz de las cotizaciones posibles del petróleo. Más allá de que el crudo haya vuelto a franquear la barrera de los 40 dólares el barril, lo que se impone es no hacer las cuentas de la lechera, sino moverse en escenarios pesimistas y conseguir que la operación sea viable.

Debido a ello, hay un claro énfasis en mejorar el factor de recuperación de los yacimientos existentes, con la esperanza de que el obtener más hidrocarburos de un mismo sitio, gracias al uso de la tecnología, permita contener el declive en las reservas probadas. Estas cayeron 11 por ciento el año pasado, y cuentan con una vida promedio de 7,4 años, un nivel que es considerado bajo dentro del sector.

Al mismo tiempo, es indispensable completar los pendientes en lo que hace a transporte y refinación. Tanto la terminación de oleoductos, como la plena entrada en operación de Reficar, permitirán liberar fondos considerables que estarían disponibles a partir del 2017. No menos importante es evitar que el clima laboral se deteriore, pues en momentos críticos como los presentes, las vías de hecho son aún más indeseables.

¿Cuánto puede durar la época de las ‘vacas flacas’? Nadie lo sabe realmente. Incluso si los precios empiezan a mejorar es obligatorio que la rienda siga corta, y que los accionistas entiendan que la generosidad de otras épocas pertenece al pasado. Esa es una mala noticia para el Ministerio de Hacienda, que tendrá que acostumbrarse a no recibir dividendos y a ver que lo pagado por impuesto de renta disminuye. Pero el palo no está para cucharas, ni el balance de Ecopetrol se presta para excesos.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado