Ricardo Ávila

Viene una vuelta de tuerca

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
septiembre 08 de 2015
2015-09-08 03:37 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Otra vez las apuestas fallaron por un amplio margen. Así podría resumirse lo sucedido con el reporte que entregó el Dane, a mediodía del sábado, sobre el comportamiento de los precios en agosto. En contra de los pronósticos de los analistas, que hablaban de un alza cercana al 0,2 por ciento en la canasta familiar, el resultado fue del 0,48 por ciento, casi dos veces y media por encima de lo proyectado.

Debido a semejante salto, el acumulado del 2015 se ubicó ligeramente arriba del rango superior de la meta anual establecida por el Banco de la República, que es del 4 por ciento. Para volver a los parámetros fijados, se necesitaría que en los próximos 120 días no solo el promedio de los aumentos en el valor de diferentes bienes y servicios fuera cero, sino que incluso resultara negativo.

Como algo de ese estilo no solo suena improbable, sino imposible, los especialistas en el tema están revisando sus cuentas. Y estas parten de lo que se observa en la suma de los pasados 12 meses: un incremento en la inflación del 4,74 por ciento, que es el guarismo más alto desde el 2009.

Ante esa realidad, las cábalas no tienen que ver sobre si la carestía estará entre los límites definidos por el Emisor, sino de cuánto será el desfase y cuál será la respuesta de las autoridades. La primera pregunta es imposible de contestar con certeza, pero en cuanto a la segunda, son pocos quienes dudan que viene una subida en la tasa de interés que les cobra la institución a los intermediarios financieros por darles liquidez temporal, y que hoy está en 4,5 por ciento anual.

El apretón –que seguiría los preceptos que indica la ortodoxia– debería llegar más temprano que tarde. El motivo es que es obligatorio contener las expectativas, para que los reajustes que vienen no se desborden. Dicho de otra manera, el Banco preferiría enviar el mensaje de que se inclina por mantener la rienda corta y la casa en orden, antes de que la bola de nieve crezca.

No obstante, en la propia junta directiva de la entidad hay voces discordantes. Tal como se infiere de las minutas de la sesión más reciente, que se hicieron públicas, son notorias tres posiciones distintas. Una favorece la vuelta de tuerca, otra prefiere esperar y una tercera argumenta que el problema con los precios no tiene que ver con que la demanda interna esté disparada, sino que hay factores que son imposibles de controlar.

Bajo este último punto de vista, las dificultades se concentran en dos frentes. El primero son los alimentos, cuyos aumentos volvieron a acelerarse en agosto. La persistencia del fenómeno del Niño se ha sentido sobre las cosechas de algunos tubérculos, las hortalizas, las naranjas y el tomate, entre otros bienes. El acumulado anual de este capítulo, que había experimentado cierto descenso, volvió a dar un salto y ahora está en más del 6 por ciento.

La segunda fuente de problemas es la devaluación del peso. Como es bien sabido, el dólar está más del 60 por ciento por encima de su cotización de hace un año y ello eleva el costo de los artículos importados. Si bien el golpe no es inmediato para los consumidores –ni tampoco de la misma magnitud–, dicha categoría asciende a un ritmo del 5,2 por ciento anual, medio punto porcentual más que en julio.

Debido a ello, no es fácil la determinación que debe tomar la junta directiva del Banco en su próxima reunión. El motivo es que intereses más elevados afectarían la salud de la economía colombiana, que no es precisamente la mejor, aunque el reporte que entregue el Dane sobre el crecimiento en el segundo trimestre del 2015 dará una visión más completa sobre el estado en el que se encuentra el paciente.

Aun así, son más quienes dicen que el Banco se inclinará por contener las alzas y subir los intereses, que, al fin de cuentas, es el mandato constitucional que tiene. Todo indica que, en este caso, las apuestas no fallarán.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado