Ricardo Ávila

Vientos que corren

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
febrero 04 de 2015
2015-02-04 03:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, fuera de los altibajos del día a día, las cosas en el mundo económico no han cambiado mucho recientemente. Aparte de las tendencias conocidas respecto al crecimiento de las diferentes zonas, parecería que las cartas están echadas para Europa, Estados Unidos, China o América Latina, cuyas suertes son muy distintas.

Pero más allá de esa lectura general, algunos observadores toman nota de dos hechos que podrían calificarse como relevantes, así sus consecuencias tarden en verse. No se trata de propuestas que vayan a salir adelante, por lo menos en su versión original, pero ambas implican un cambio de pensamiento que puede influir mucho sobre lo que pase en el futuro.

La primera transformación tiene que ver el proyecto de presupuesto federal radicado el lunes por la administración de Barack Obama en Washington. La iniciativa, con un horizonte de diez años, tiene muy pocas probabilidades de salir adelante, sobre todo si se tiene en cuenta que las dos cámaras del Congreso son controladas por la oposición encarnada en el Partido Republicano.

Las posibilidades son tan bajas que la prensa estadounidense calificó la propuesta como una “utopía”, pues busca incrementar sustancialmente la carga tributaria de los contribuyentes más ricos, en favor de los más pobres y la clase media. De manera paralela, se plantean gravámenes con miras a que los dos billones de dólares que las corporaciones estadounidenses tienen fuera del territorio, regresen, con lo cual se financiaría un ambicioso programa de infraestructura.

Más allá de entrar a debatir pros y contras de la idea, el mensaje es que la presión aumenta en favor de un esquema impositivo más progresivo. El motivo de fondo es que la evidencia sugiere que la distribución de la torta de la riqueza se ha hecho más inequitativa en el Coloso del Norte. A lo anterior se agrega que un número importante de multinacionales han podido utilizar los mecanismos que les da la ley para disminuir mucho sus contribuciones al fisco.

Desmontar prebendas y privilegios no será fácil, sobre todo cuando se tienen en cuenta los factores políticos y la correlación de fuerzas parlamentarias. Pero desechar lo planteado por la Casa Blanca como letra muerta sería un error, pues eventualmente, en otra administración el Presidente de turno buscará apretar clavijas.

Quizás tenga más éxito el nuevo Gobierno de Grecia, cuyas propuestas de campaña inquietaron al Viejo Continente, ante la posibilidad de que Atenas se negara a honrar sus compromisos. Aunque se trata de un país pequeño, las deudas superan 315 mil millones de euros, que no es una suma baja.

Sin embargo, la carta que viene de destapar el recién posesionado ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, sorprendió positivamente a los mercados. El funcionario planteó el reconocimiento de las acreencias, permitiendo la sustitución de los bonos que hoy están vigentes por otros que estén ligados al crecimiento que consiga la economía griega y unos más a perpetuidad.

Esquemas similares han sido adoptados en el pasado. Para citar un ejemplo, cuando explotó la deuda latinoamericana que le significó a la región una década perdida de crecimiento, la solución del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Nicholas Brady, se asemejó a esta.

El atractivo mayor de la opción que Grecia quiere impulsar en beneficio propio es que la austeridad, que ha dejado un inmenso costo social, sería menor y el gasto público podría ayudar a que se dinamice el sector productivo. En respuesta, empiezan a sonar voces de apoyo que, a lo mejor, conmueven a los alemanes que encarnan la línea dura en este tema.

Pase lo que pase, hay vientos que corren en direcciones distintas. Unos tienen que ver con el combate a la desigualdad y otros con limitar los sacrificios en tiempos de estrechez. Habrá que ver si alguna vez, esas brisas soplan en Colombia.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado