Ricardo Ávila

Vientos cruzados

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
marzo 03 de 2015
2015-03-03 04:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hace cerca de seis años, cuando el nerviosismo creado por la crisis financiera mundial estaba en su apogeo, que el dólar no llegaba al nivel en que se encuentra actualmente. Para hoy la tasa representativa de mercado quedó en 2.522 pesos, lo cual representa no solo una devaluación superior al 5 por ciento en lo que va del 2015, sino una de más del 36 por ciento frente al dato del pasado 25 de julio, en momentos en que el panorama del país era muy diferente.

La descolgada en los precios del petróleo, sumada a las preocupaciones en torno a una ralentización de la economía colombiana, han variado las cosas fundamentalmente. Ya no es raro encontrar analistas que pronostican que el precio de la divisa estadounidense continuará su camino alcista y hay, incluso, quienes se comprometen con un billete verde cercano a los 3.000 pesos.

Ante esos pronósticos, no está de más recordar que es tan peligroso hacerlos, como creerlos. Nadie sabe a ciencia cierta lo que puede suceder en este frente y, menos todavía, en un mercado que tiende a sobrerreaccionar, quizás porque la bola de cristal se encuentra más nublada que de costumbre.

Aun así, hay que reconocer que los saltos vistos tienen su asidero en la realidad. Quien lo dude no tiene más que mirar la posición de reservas internacionales del país, que ha sufrido un ligero deterioro por primera vez en mucho tiempo. De un saldo de 47.328 millones de dólares al finalizar el 2014, ahora el balance se encontraba en 47.145 millones a mediados de febrero, un retroceso de 183 millones.

Ese bajón no debería ser motivo de alarma. Colombia tiene una situación de relativa holgura, gracias a la política de compra de dólares que el Banco de la República puso en marcha en otros tiempos.

Sin embargo, lo ocurrido es síntoma de una menor oferta. Para comenzar, no se requiere ser un experto en temas de comercio exterior para darse cuenta de que las exportaciones deberían caer en forma notoria en los meses que vienen. Aunque es posible que las importaciones también lo hagan, pocos analistas han pasado por alto el elevado déficit en la balanza comercial del año pasado. El desfase contribuirá a ampliar la brecha de lo que se conoce como la cuenta corriente, que podría llegar a niveles sin precedentes.

Hasta ahora, buena parte de ese faltante se ha podido enjugar con inversión extranjera, tanto directa como de portafolio. El problema es que la primera se verá afectada por la destorcida, especialmente en lo que tiene que ver con la minería y el petróleo. Los datos de la balanza cambiaria muestran una caída de 106 millones de dólares en los primeros 45 días del 2015, que no es muy grande, pero que puede anticipar una reducción mayor.

Por su parte, los recursos que llegan para compra de papeles, especialmente títulos del Gobierno, no han cesado. Pero, es claro que el volumen de entrada ha disminuido, pues el consejo que les dan los bancos de inversión a sus clientes es el de mantener lo que tienen, no incrementarlo.

La mezcla de esos y otros elementos, lleva a más de un operador a la conclusión de que el dólar debería subir de precio, al menos este semestre. Es posible que si las cotizaciones del crudo reaccionan, habría una mayor holgura en la segunda mitad del año. Igualmente, falta ver si las importaciones se ajustan, con mayor o menor rapidez, algo que todavía está por verse.

Ante la falta de tendencias definitivas, las expectativas son las que acaban mandando la parada en el mercado cambiario. Y, según lo afirman los operadores, hoy por hoy son más elevadas las apuestas en favor de una mayor devaluación.

Pero apuestas no son certezas. Por ello, quien quiera aventurarse en estos terrenos, debe hacerlo con cautela. Tal como sucede en la aviación, hay vientos cruzados fuertes en el horizonte cambiario. Y mientras no se calmen, la turbulencia será la constante.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado