Ricardo Ávila

Vientos cruzados

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 08 de 2013
2013-05-08 03:32 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

El pasado lunes en la noche Mauricio Cabrera, columnista de este diario, presentó en Bogotá su libro 10 años de revaluación, cuyo título se explica por sí solo.

El volumen refleja el pensamiento de un autor para quien el nivel de la tasa de cambio se ha convertido en casi una obsesión, convencido como está de los efectos perversos que la fuerte apreciación del peso frente al dólar ha tenido sobre diversos sectores productivos, al igual que respecto al empleo y la propia competitividad del país.

Aunque algunos podrán discrepar del pensamiento del analista en relación con las políticas que propone o la manera en que califica los esfuerzos de las autoridades hasta la fecha, es indudable que resulta encomiable volver a poner el tema sobre la mesa.

La razón es que aún no ha sido posible encontrar la forma de resolver el acertijo más complejo con que se han enfrentado sucesivos ministros de Hacienda desde mediados de la década pasada.

Una prueba de ello la constituye el hecho de tener una de las monedas más revaluadas del mundo. Desde el 2004, el peso ha ganado cerca de 37 por ciento ante la divisa estadounidense, un nivel similar al del real brasileño, pero muy superior al correspondiente al peso chileno o el sol peruano, para solo citar algunos ejemplos concretos.

Si bien en meses recientes se ha podido revertir ligeramente la tendencia, la corrección vista no ha sido suficiente para corregir aquello que los especialistas describen como el ‘atraso cambiario’.

¿De cuánto es el desfase? Los cálculos abundan y oscilan entre 100 y 300 pesos por dólar, dependiendo del experto.

A su vez, los modelos del Banco de la República afirman que la tasa de equilibrio debería ser entre 7 y 8 por ciento superior a la actual. Tal es el fundamento de lo dicho por el ministro de Hacienda, quien ha hablado de un nivel cercano a los 1.950 pesos.

Con el fin de acercarse a esa cifra se han tomado diversas medidas.

Aparte de la compra de 30 millones de dólares diarios por parte del Emisor, el Gobierno ha restringido su programa de colocación de deuda en el exterior, al tiempo que cuida los movimientos que hace la tesorería.

De manera complementaria, uno de los elementos más destacados del plan de reactivación dado a conocer a mediados de abril fue el cambio de ciertos parámetros regulatorios con el fin de invitar a los fondos de pensiones privados a aumentar sus inversiones en el exterior. A la vez, hay la voluntad de colocar parte de los recursos del fondo de pensiones territoriales en activos externos, lo cual generó un llamado de atención por parte de la Contraloría.

En la medida en que los anuncios se han demorado en concretarse, la cotización del dólar ha tendido a disminuir. Hoy, la tasa representativa de mercado está en 1.827 pesos, por debajo de los 1.847 alcanzados el 20 de abril tras los anuncios del Ejecutivo.

Falta ver si la administración envía una señal más contundente que sirva para apuntalar las expectativas de quienes anhelan un dólar más caro.

Adicionalmente, sigue pendiente la discusión sobre si valen la pena más controles o no.

En el Banco de la República se han encendido algunas luces de alerta por cuenta del alza que ha tenido la cartera en moneda extranjera, cuyo ritmo llegó al 54 por ciento anual en las últimas cuatro semanas. En forma paralela, la inversión de portafolio venida de afuera ha subido 65 por ciento en lo corrido del 2013, alcanzando los 1.904 millones de dólares.

Tales movimientos pueden posponer un ajuste que algunos consideran inevitable, debido a la disminución en los saldos de la balanza comercial y la salida de recursos, atribuible a la repatriación de capitales. No obstante, el riesgo es que el país aumente su exposición externa, justo cuando el viento está empezando a cambiar de rumbo.

Y en lugar de una corrección gradual tenga lugar un giro brusco que sería tan inconveniente como la realidad actual.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado