Ricardo Ávila

Zanahoria y garrote

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Editorial
POR:
Ricardo Ávila
julio 22 de 2014
2014-07-22 12:49 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A pesar de que Juan Manuel Santos no incluyó el tema en su discurso de instalación de las sesiones del Congreso, uno de los platos fuertes de la legislatura que acaba de comenzar es el tributario. La razón es obvia. A menos que se quiera arriesgar a una crisis fiscal, el Gobierno necesita mantener, como mínimo, las mismas fuentes de recursos que tiene hoy en día.

Por tal motivo, el Ejecutivo ha reconocido que piensa presentar un texto en el cual incluiría una prórroga del desmonte del gravamen a las transacciones financieras, más conocido como el cuatro por mil. Adicionalmente, se volvería a establecer el impuesto al patrimonio, aunque todavía no es claro si la línea de corte sería la misma de antes o si la tarifa será distinta.

En cualquier caso, diferentes cálculos señalan que la situación de las finanzas públicas seguirá siendo estrecha. El principal motivo es el fin del auge en los precios de los productos básicos que afectará los recaudos que se derivan de la actividad minera, tanto a través del pago del impuesto a la renta por parte de las compañías del sector, como por una baja en los dividendos que Ecopetrol gira a sus accionistas, incluyendo a la Nación, dueña del 90 por ciento de la empresa.

Debido a esa perspectiva, el Ministerio de Hacienda ha venido analizando opciones, a sabiendas de que el espacio que hay para mayores cargas es limitado.

Por ejemplo, la idea de subir en un punto el Impuesto al Valor Agregado suena muy atractiva para los técnicos, pero tiene poca viabilidad desde el lado político, pues en un clima tan polarizado es posible que ni siquiera las bancadas de la Unidad Nacional acompañen al Ejecutivo en aumentar un impuesto calificado como regresivo.

Así las cosas, ha ganado adeptos la propuesta de enfocar baterías en contra de la evasión, cuyo monto fue estimado por el saliente director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, entre 35 y 40 billones de pesos anuales, que representan algo más de la tercera parte de los recaudos actuales. Aun si se obtiene una fracción de esa suma, se podría tener una situación de relativa holgura en las cuentas fiscales.

No es la primera vez que en Colombia se habla del tema. Casi todas las administraciones anteriores a la de Santos han tratado de cerrarle las puertas a esta práctica. Incluso las autoridades cuentan con mayores herramientas, lo cual sirvió para que el ritmo de alzas en los ingresos públicos haya sido elevado en los últimos años.

Sin embargo, falta un inmenso terreno por recorrer en la materia. Por tal motivo, quienes saben de estos asuntos señalan que lo que se necesita es una mezcla de zanahoria y garrote, con el fin de hacer una especie de borrón y cuenta nueva.

Según este esquema, los evasores podrían legalizar los capitales o ingresos no declarados pagando una tarifa razonable, pero a partir de ese momento el castigo para los infractores sería grande e incluiría hasta penas de cárcel, como sucede en 180 países.

Apretar las clavijas ya sería posible, gracias a los acuerdos que se han venido firmando sobre intercambio de información con otros Estados. Aun así, la opción de comenzar con una amnistía ha ganado adeptos, porque evitaría las acciones discrecionales, por lo menos por ahora.

El lío es que ese camino requiere un acto legislativo, después de que la Corte Constitucional declaró inexequible un aparte de la reforma tributaria del 2012. Por eso se ha hablado de incluir dos artículos transitorios en la Carta, que permitirían aplicar un impuesto especial del 10 por ciento para la legalización de activos omitidos y pasivos inexistentes, así como por actualización del costo de activos.

Sin desconocer las bondades de la idea, el asunto no es fácil, por lo cual sigue evaluándose. Pero es claro que el Gobierno lo está pensando, tal como lo ha dejado en claro el Ministro de Hacienda cuando dice que, más que subir impuestos, lo que quiere es combatir la evasión.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado