Emilio Sardi

Salud y patentes

El precio promedio de los medicamentos en Colombia es uno de los más bajos de América Latina, porque tiene una industria nacional fuerte.

Emilio Sardi
POR:
Emilio Sardi
febrero 20 de 2013
2013-02-20 02:16 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc38d372e.png

A la pregunta “¿qué va a pasar con la denuncia que hizo el vicepresidente Angelino Garzón sobre precios de medicamentos y servicios hospitalarios?”, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, respondió en reciente entrevista: “en marzo tendremos listo el sistema de precios de referencia.

Y vamos a tomar decisiones fuertes. El Vicepresidente tiene razón: los precios de los medicamentos monopólicos de marca en Colombia son muy altos. Y a sus quejas y solicitudes sí les estamos parando bolas”. Ambos tienen la razón. El precio promedio de los medicamentos en Colombia es uno de los más bajos de América Latina, porque tiene una industria nacional fuerte, altamente competitiva, pero ella no participa en el selecto grupo de medicamentos monopólicos en poder de las multinacionales.

En solo 39 de ellos, vendidos por las multinacionales a precios, con frecuencia, muy superiores a los que tienen en otros países, se gastaron más de $750.000 millones en el 2009. Entre el 2008 y el 2011, los recobros de solo 15 medicamentos biotecnológicos fueron de $600 mil millones. Claramente, la viabilidad de nuestro sistema de salud está amenazada por estos abusos.

Un reciente estudio de Fedesarrollo sobre competencia de biotecnológicos en Colombia y su impacto sobre las finanzas de la salud, mostró que los precios de los pocos que tienen competencia en el mercado local tienden a ser más bajos que el promedio internacional. Por el contrario, cuando no hay competidores se dan abusos, como precios en Colombia que llegan a ser más de diez veces los del mismo producto en países como el Reino Unido.

Es evidente que los precios bajan y se racionalizan con la competencia y, por eso, los esfuerzos del Ministro deberán dirigirse a evitar los monopolios y estimular la competencia, más que a las acciones policivas. Lamentablemente, el Ministro tiene un gran enemigo de esta labor en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). Según las normas de la Comunidad Andina (CAN), que se aplicaron por décadas, solo se deben otorgar patentes a invenciones genuinas, que sean nuevas, con nivel inventivo y posible aplicación industrial.

Pero los manuales y reglamentos adoptados recientemente por la SIC, supuestamente para ‘agilizar’ los procedimientos para el reconocimiento de patentes, no siguen estos principios y llevan a la concesión injustificada de patentes que conducirán a innumerables casos de precios monopólicos. Para peor, la SIC ha adoptado otras medidas para renunciar a hacer sus exámenes propios y autónomos, y reconocer los resultados de exámenes de patentabilidad hechos por oficinas de propiedad industrial extranjeras, como las de EE. UU. y los países europeos, que conceden monopolios fácilmente.

¡A lo que se suma que los funcionarios de la SIC de las áreas relacionadas con patentes están siendo ‘capacitados’ por la Usaid! Colombia no podrá contener la avalancha de precios monopólicos de medicamentos si impera el nuevo criterio de patentamiento de la SIC. De una muestra de 397 solicitudes de patentes farmacéuticas que se impugnaron en los últimos años, 87% fueron eventualmente rechazadas.

No había fundamentos serios para otorgarlas. Es necesario que el alto Gobierno intervenga para que la SIC vuelva a un esquema de propiedad intelectual autónomo y en línea con las normas de la CAN y los objetivos prioritarios nacionales. Entre ellos, los que deben regir en la salud pública.

EMILIO SARDI
EMPRESARIO

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado