Gestión pública | Opinión | Portafolio

Gestión pública

La urgente necesidad de hacer viables a nuestros países no consiste de abdicar la gestión pública y

Enrique Ogliastri
POR:
Enrique Ogliastri
diciembre 16 de 2008
2008-12-16 01:42 a.m.

Grandes transformaciones han ocurrido en la gestión pública durante la última década, particularmente en la gestión de programas de impacto social. La principal es el énfasis en resultados, en la efectiva implantación de los programas y cumplimiento real de la misión institucional. Esto no ha sido fácil, por la demasiado frecuente desidia burocrática de la administración pública, los intereses creados alrededor de los grandes fondos involucrados, los bruscos cambios de política, y las dificultades para coordinar acciones concertadas que son necesarias para un buen gobierno.

Pero hay esperanza de que en la moderna gestión pública se cumplan algunos de los parámetros que detallo a continuación, que constituyen buena gerencia pública.

En primer lugar, la evaluación de las instituciones se hace por resultados reales ligados a su propósito esencial. Si su misión es proporcionar agua potable a la población, se evaluará el porcentaje que mejoró, el número de hogares impactados, el costo por persona que recibió el servicio. En esos parámetros se compara con estándares de los mejores países de la región y del mundo. Lo que no se puede medir, o se mide equivocadamente, no se puede evaluar. Para ello, las técnicas del cuadro de mando integral (balanced score card) que se han desarrollado para el sector social y político están resultando muy útiles.

En el proceso de que las políticas públicas se hagan realidad y lleguen a sus destinatarios, es necesario considerar todos los elementos del proceso: financiación, producción y distribución, y recordar que la velocidad de entrega de los servicios se limitará a la del más lento, al eslabón más débil.

En segundo lugar, las políticas públicas se están integrando en sus diversas dimensiones (social, ecónomica, política) y se articulan también las organizaciones que puedan incidir en los resultados. Esto implica una labor de concertación de intereses, negociados desde una perspectiva de beneficios mutuos y para la sociedad, alianzas estratégicas de naturaleza cívica.

La tercera saludable tendencia en la gestión pública ha sido pasar de una mera formulación de políticas desde el alto nivel centralizado, que es solo un primer paso, a involucrar a todos los interesados, lograr que se llegue al nivel local. El planeamiento pasa por todos los niveles y ocurre en dos vías, con iniciativas locales. La gestión pública eficaz ha dejado de ser cuestión de dirigir homogéneamente desde la cima a volverse un problema de integrar diversas acciones locales. La gerencia social, que algunos distinguen de la pública y de la privada, implica conciliar, integrar y obtener resultados mediante mecanismos participativos de la comunidad.

El monitoreo y control de resultados se está haciendo con una perspectiva hacia el futuro, no sencillamente mirando qué ocurrió en el pasado. Los planes y políticas requieren una visión de proceso, de alcance de resultados que nos indiquen si estamos llegando a los grandes logros tan urgentes y necesarios en estos países llenos de necesidades y atrasos. No necesitamos mirar hacia atrás, evaluar el pasado, sino establecer criterios de medida que nos permitan corregir y nos orienten al futuro.

Infortunadamente, no todas las instituciones involucradas en la prestación de servicios sociales o públicos son parte de este proceso; algunas instituciones supranacionales, como el BID, han estado propiciando estos criterios, a pesar del enredo institucional que produce un gran tamaño. La urgente necesidad de hacer viables a nuestros países no consiste de abdicar la gestión pública y volverla privada, pues hay criterios diferentes entre ambas; a pesar de una clara convergencia de procesos en la esfera de la gestión económicosocial, el camino implica reconocer que todos los bienes son de interés público y que es necesaria una efectiva y distintiva gestión pública.

Enrique.Ogliastri@incae.edu

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado