Erick Rincón Cardenas

Registro electrónico de libros

Erick Rincón Cardenas
POR:
Erick Rincón Cardenas
junio 28 de 2013
2013-06-28 12:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c61af5dbd8e.png

Hace unas semanas fue reglamentado el registro electrónico de libros de comercio en nuestro país. Los comerciantes ahora no tienen que inscribir todos los libros ante las cámaras de comercio, pueden hacer uso de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).

Sin embargo, este gran avance para el desarrollo del tráfico mercantil tiene una clara normativa que paso a explicar a fin de que se comprendan las competencias de las cámaras y los comerciantes.

En 1999, la Ley 527 estableció en uno de sus artículos la posibilidad de llevar los libros de comercio a través de medios electrónicos, y 14 años después, gracias al Decreto 805 del 2013 expedido por el Ministerio de Comercio, que reglamenta a su vez parte del Decreto 019 de 2012, se hará realidad el uso de los libros electrónicos.

Es necesario mencionar que el Decreto Ley 019 cambió de forma fundamental el régimen de los libros electrónicos, ya que asignó competencias a los particulares comerciantes que antes correspondían a las cámaras de comercio.

Tal como lo mencioné, los comerciantes ya no tienen que inscribir todos los libros ante las cámaras, en desarrollo de la buena fe sobre la cual descansa el diligenciamiento de ese tipo de documentos que da cuenta de todas las actividades económicas a cargo del comerciante.

Finalmente, será el mismo comerciante quien deberá responder ante autoridades judiciales o administrativas en caso de que los datos consignados en sus libros no sean veraces, íntegros o verificables.

Ahora bien, lo interesante del nuevo decreto no es que exista una nueva norma, pues esta ya se encontraba presente desde 1999, lo que se destaca es el procedimiento que debe seguir un comerciante para desarrollar sus libros usando las TIC.

En ese sentido, el Decreto incluye la definición de los libros electrónicos, la actuación de las cámaras de comercio en caso de que sea necesaria su intervención, la conformación de archivos electrónicos y también los requisitos de seguridad jurídica y técnica que deberán garantizar este tipo de documentos.

Sobre el tema de la seguridad, es imperativo que los comerciantes, en sus libros de comercio electrónicos, garanticen la autenticidad, integridad y disponibilidad, con el fin de mitigar riesgos tan importantes como la suplantación de identidad, la alteración de la información electrónica y la imposibilidad de consultar la información a lo largo del tiempo.

En ese entorno, dicho Decreto hace alusión directa a servicios propios de las entidades de certificación digital como la de firmas electrónicas y digitales, y la de estampas cronológicas, que garanticen la fecha y hora en que se produce el registro o incorporación electrónica de un dato.

Las cámaras de comercio también deberán habilitar plataformas electrónicas o sistemas de información autorizados para prestar servicios de registro virtual.

Este modelo de plataformas ya está en desarrollo, pero, en cualquier caso, no tendremos que esperar otros 14 años para hacer realidad la desmaterialización de este tipo de documentos.

Un dato final que será clave para el cumplimiento de la nueva reglamentación es que la Superintendencia de Industria y Comercio será la entidad encargada de fijar las aplicaciones de los nuevos registros, las condiciones de prestación del servicio y la verificación.

Erick Rincón C.

Gerente de Certicámara

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado