Federico Hoyos
COLUMNISTA

Trump y el fin del poder

Federico Hoyos
Opinión
POR:
Federico Hoyos
febrero 16 de 2016
2016-02-16 09:33 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

El último libro del reconocido analista político Moisés Naím, El fin del poder, describe con cifras y ejemplos concretos del sector público y el privado, cómo el poder ha cambiado y presenta nuevos retos para entenderlo. En palabras del autor: “en el siglo XXI, el poder es más fácil de adquirir, más difícil de utilizar y más fácil de perder”.

Las reflexiones de Naím en dicho texto, se están viendo reflejadas con precisión en la carrera presidencial norteamericana con el ascenso de Donald Trump como una figura que pasó de ser la burla de la campaña a una posibilidad real de poder.

En el capítulo titulado: ‘La degradación del poder en la política nacional’, Naím hace un análisis de las primarias del Partido Republicano en el 2010 y concluye diciendo que “…los líderes tradicionales del partido tienen una capacidad cada vez menor de controlar el proceso de nominación”. En las actuales elecciones estamos viviendo esto al pie de la letra. Líderes tradicionales como Jeb Bush y Mike Huckabee, han tenido una mala campaña, en la cual el primero, a pesar de su potente apellido, ha obteniendo un total de cuatro delegados, mientras Mike Huckabee, con pésimos resultados, solo un delegado.

El mundialmente reconocido apellido Bush no ha tenido mayor impacto en lo corrido de la campaña, y el mediático Huckabee ha pasado casi desapercibido. Por el otro lado encontramos al rock star de la carrera por la nominación, Donald Trump. En el mismo capítulo, anteriormente mencionado, escribe el autor: “cada vez más, y en todas partes, nuevos e improbables líderes irrumpen súbitamente en la política, ignorando las reglas, procedimientos y costumbres en las que tradicionalmente se han basado los partidos para seleccionar sus candidatos…”.

Trump empezó siendo el hazmerreír de los medios nacionales e internacionales y de las tradicionales clases políticas de Washington. La prestigiosa revista The Economist ha dedicado varias portadas burlescas a su nombre, incluso lo ha llamado “un payaso”, y no es que diga que no lo sea, solo que, como explica Moisés Naím, el poder ha cambiado, y quien antes parecía improbable que llegara al poder, hoy por los cambios en la mentalidad y la tecnología es posible. Y si no, miremos los números de Trump en las primarias; un triunfo aplastante en New Hampshire, con el 35 por ciento de los votos, y un segundo lugar en Iowa, con el 24 por ciento (a menos de 3 puntos del ganador Cruz).

Algo semejante ocurre con la otrora poderosa Hillary Clinton, cuya nominación está amenazada por el socialista Bernie Sanders, quien, con 74 años y un audaz mensaje de izquierda, cautiva a sectores jóvenes que rechazan a Hillary por ser un símbolo del poder tradicional impulsado por el dinero y un apellido.

Los casos enunciados son prueba de la manera como el poder ha cambiado. Burlarse de candidatos como Trump es fácil, lo difícil está en entender estos fenómenos y explicarlos, sin caer en la parodia. El texto de Naím es una herramienta para lograrlo.

Federico Hoyos
Representante a la Cámara por Antioquia
federicohoyos@icloud.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado