Felipe Villar Stein

La educación transforma vidas

Felipe Villar Stein
Opinión
POR:
Felipe Villar Stein
septiembre 16 de 2015
2015-09-16 02:26 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4a9ac66051.png

Recientemente, tuve la oportunidad de conocer a cuatro jóvenes extraordinarias, gracias a mi participación en la Organización Enseña por Colombia. La primera es Laura Borda de 28 años, diseñadora industrial de la Universidad de los Andes, madre soltera. Ella hizo parte de la segunda cohorte de profesionales que se atrevieron a Enseñar por Colombia en el 2012. Laura se inscribió en la primera convocatoria del programa en el 2011, pero no pasó. La negativa inicial no la desanimó y un año después se volvió a presentar con éxito.

Ella describe esta experiencia como la aventura de su vida. El primer año trabajó en Bogotá en la Institución Educativa Distrital Jaime Garzón. Para el segundo periodo decidió irse, junto con Valeria, su hija de 4 años, al Urabá antioqueño. En Chigorodó fue profesora de inglés en 8º, educación artística de 6º a 11º y cívica de 10º y 11º. Además, a solicitud de los 38 estudiantes de 11º fue su directora de grupo. Durante su año en Chigorodó realizó varios proyectos, como la organización de la excursión de 11º, la creación del grupo Jóvenes de Chigorodó Pensando Diferente, con la participación de 30 muchachos de varios colegios, entre otros.

Hay factores importantes a resaltar en la historia de Laura. La perseverancia con la que persiguió su sueño es una de cualidades que hizo parte de los proyectos que emprendió con sus estudiantes. La conciencia social y la resiliencia crearon situaciones positivas en las vidas de los jóvenes que participaron en sus actividades y se convirtieron en elementos pacificadores. Con las actividades del grupo Jóvenes de Chigorodó Pensando Diferente, se les enseñó y demostró a estos muchachos que podían y debían ser parte de la solución de las problemáticas de su comunidad. A pesar de las dificultades económicas y sociales lograr metas fue posible. Un ejemplo de ello fue cómo concretó el viaje de 11º. Al principio del año escolar los estudiantes simplemente decían “no se puede”, “no tenemos plata”, “eso es muy caro”. Al final, el grupo pudo disfrutar de las playas de Necoclí en un viaje inolvidable.

Jaqueline, Shirly, y Jessica son las otras tres jóvenes que conocí. Ellas fueron estudiantes del grado 11º que dirigió Laura y hoy tienen un futuro diferente al que las estadísticas las tenían sentenciadas. Jaqueline acaba de recibir una beca en la Institución Universitaria Colombo Americana para estudiar Licenciatura en Inglés, en Bogotá. Shirly está estudiando para Tecnóloga en contabilidad y finanzas en el Sena. Y Jessica se ganó una beca para comenzar este semestre a estudiar Trabajo Social en la Universidad de Antioquia. Ellas entendieron que son capaces de crear un futuro distinto y próspero para ellas y su entorno.

Estas historias son muestra del poder transformador que tiene la educación. Enseña por Colombia es una organización que crea oportunidades para que excelentes profesionales se dediquen a mejorar la educación en el país y lideren los cambios necesarios para lograrlo. Creo que es un gran complemento para el gremio docente, pues esta labor es responsabilidad de todos.

Ñapa: el tufillo mamerto de la utilización de dos palabras para querer ejercer la igualdad de género lingüístico me parece un error garrafal. Acabo de verificar, con desconsuelo, que la RAE acepta (desde su vigésima tercera edición) la palabra ‘actoras’. ¿Será que ‘millonas’ y ‘liceas’ entran, a solicitud de Maduro, en la próxima edición?

Felipe Villar Stein

Director General Colegio San Mateo Apóstol

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado