Félix Londoño

Grandes proyectos, megavatios de conocimiento

Además de generar empleo, proyectos como el de Hidroituango deben también valorarse en términos de l

Félix Londoño
POR:
Félix Londoño
agosto 25 de 2010
2010-08-25 02:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9265e939.png

Por estos días se habla de grandes proyectos de ingeniería, entre otros el de Hidroituango, rotulado en los titulares de prensa como "el motor de la economía regional", y que promete ser el mayor proyecto de generación de energía del país. Según los términos del negocio que se concretó hace algunos días, EPM estará al frente del desarrollo de este gran proyecto que durará 8 años, y operará la central durante 50 años.

Entre los beneficios se resalta que en su fase de construcción el proyecto generará empleo directo para unas 5.000 personas e indirecto para otras 15.000.

También se destaca el hecho de que sea la ingeniería nacional, representada en las capacidades y experiencia de EPM, la que esté al frente del mismo. Situación que debiera aprovecharse, en este y en otros proyectos de naturaleza similar, para fortalecer aún más las capacidades nacionales en las áreas de ingeniería y de gestión de grandes proyectos.

La propuesta específica es que el proyecto contemple, de manera simultánea a la realización de la obra, un plan para el desarrollo y fortalecimiento de programas de formación de talento humano del más alto nivel en pregrado, maestría y doctorado en temas de hidrología, hidráulica, energía y afines. Todo ello enmarcado en un proceso de fortalecimiento de los grupos, centros y capacidades de investigación del país en estos temas.

Para que un plan de esta envergadura se convierta en el verdadero motor de la economía, y a tono con el llamado marco de la sociedad del conocimiento, se requiere que además de ser el mayor proyecto de generación de energía sea también el de más generación de conocimiento, en términos de formación de talento humano del más alto nivel y de la construcción de capacidades propias de investigación e innovación en los temas afines a la naturaleza del proyecto.

Además de generar empleo, proyectos como el de Hidroituango deben también valorarse en términos de las oportunidades de aprendizaje, creación y apropiación de nuevo conocimiento en temas tan estratégicos como los del agua y la energía.

Es el momento oportuno para darle la debida consideración al asunto, dado que el mismo Presidente, durante su discurso de posesión señaló que destinará el 10 por ciento de las regalías para apoyar la ciencia, la tecnología y la innovación. Modelo que ya funciona en Chile, donde un monto similar de las regalías por la explotación del cobre es destinado a la formación de doctores y a la investigación. El argumento es muy simple. En la medida en que agotamos los recursos no renovables, debemos crear nuevas opciones para las generaciones venideras.

Los proyectos de largo plazo como el de Hidroituango hay que pensarlos en su correspondiente marco de tiempo. En 50 años otros serán los que estén a cargo de su operación, y otros serán los planes que se estén concibiendo. Un contexto de futuro que con seguridad demandará para ese entonces un talento del más alto nivel que hay que comenzar a formar ahora mismo. Además de megavatios de energía, Hidroituango deberá también generar megavatios de conocimiento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado