Félix Londoño

Los tiempos del Nobel

Está visto que para lograr éste tipo de reconocimientos del más alto nivel hay que tener presente qu

Félix Londoño
POR:
Félix Londoño
octubre 23 de 2009
2009-10-23 12:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9265e939.png

Por estos días, se han decidido cada año las nuevas designaciones de los Premios Nobel. Tomemos por caso el de medicina, otorgado el pasado lunes 5 de octubre a tres biólogos estadounidenses -Elizabeth Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostak- por sus investigaciones sobre la telomerasa, una enzima directamente relacionada con los cromosomas del envejecimiento, y que en los términos alquimistas de la búsqueda del elixir de la eterna juventud revive en pleno siglo XXI el mito de la inmortalidad.
Más allá del folclor alquimista que pueda desatarse con el tema, estas investigaciones revelan tener una importancia especial en los trabajos actuales que buscan prevenir la expansión de células cancerosas. Aunque, tal como lo declaran los investigadores, no hay medicamentos o tratamientos en el horizonte cercano, las compañías farmacéuticas siguen su trabajo de cerca con miras a la posible explotación comercial de estos resultados.

Escuchando una entrevista con los científicos, llaman la atención algunas de las observaciones hechas sobre el marco de tiempo en el que se ha desatado este reconocimiento. Las edades de estos tres investigadores están entre 48 y 61 años. El premio lo reciben por un trabajo iniciado hace ya más de 25 años, y su aplicación práctica no es todavía una realidad. En palabras de uno de los galardonados, lo que el premio destaca es el reconocimiento a la importancia de la investigación básica que puede desembocar muchos años más tarde en aplicaciones prácticas. Una muestra de cómo funcionan, en general, para la academia que otorga el galardón, lo que bien podría denominarse 'los tiempos del Nobel'. Valga señalar que esta distinción corresponde al 100º galardón de Medicina.

Algo parecido, con referencia a esta hipótesis de los tiempos, ocurrió con el único Premio Nobel, en la categoría de Literatura, que ha recibido Colombia en cabeza de Gabriel García Márquez. Nacido en 1927, Gabo fue premiado en 1982, a sus 55 años de edad, en reconocimiento especial a su obra maestra Cien años de soledad, publicada en 1967. Una obra que vio la luz 15 años antes del galardón, pero que realmente comenzó a ser concebida por su autor varios años más atrás en el tiempo.

Está visto que para lograr éste tipo de reconocimientos del más alto nivel hay que tener presente que la inversión debe ser de largo plazo, cronometrada por un reloj cuyos punteros marcan décadas y años. No hay porqué descartar el que Colombia obtenga algún día un Premio Nobel en alguna de las categorías de ciencias. Para ello, se requiere avizorar un horizonte con un sólido sistema de ciencia, tecnología e innovación; y, sobre todo, con un robusto sistema de educación que posea un compás propio según se requiere para estar en sincronía con 'los tiempos del Nobel'.

flondono@eafit.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado