Felix Valera

Control a los capitales especulativos

Felix Valera
POR:
Felix Valera
octubre 11 de 2011
2011-10-11 12:51 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c621a65673e.png

 

Creyendo en el libre mercado, el Banco de la República sólo mira la inflación sobre cualquier otro objetivo, mientras operamos con tasas de cambio flexibles exponiéndonos a la entrada masiva de divisas que lleva a la revaluación, distinto de Corea, Brasil, Rusia, Perú, etc.

Por un purismo ciego e inexplicablemente fiel, no hemos tomado las medidas necesarias para protegernos de una inundación navegable de capitales volátiles (que supera los mil millones de dólares) que financia gastos gubernamentales, pero destruye y no crea empleo habida cuenta del sector (minero-petrolero) donde se dice la mayor parte finalmente aterriza, es intensivo en capital.

Mientras tanto, la otra parte ingresa en una burbuja especulativa peligrosa donde no operan normalmente las leyes de oferta y demanda y cuyo presupuesto de abaratamiento del capital sacrifica nuestra competitividad, crecimiento, producción y estimula el endeudamiento externo.

Empeorando el panorama o quizá como causa principal, buscando competitividad, así como equilibrar su déficit fiscal y comercial, y reactivar su fatigada economía, la política monetaria norteamericana debilita el dólar, compra masivamente títulos del Tesoro por parte de la FED y baja las tasas de interés desbordando el planeta con divisas, lo que produce revaluación (el dólar vale menos pesos), y perjudica a nuestros exportadores, que desde el 2003 pierden un promedio de 33 pesos por cada dólar. Esta divisa, reserva de valor y unidad de cuenta, en realidad es fabricada sin restricciones y, pese a recientes escaramuzas, sitúa a EE. UU. como deudor absoluto, es decir, siempre pagará sus cuentas y para conservar esa supremacía debe evitar la escasez y ser el medio de pago por excelencia.

Por el fracaso en el mundo debemos cambiar de doctrina separándonos del fundamentalismo de mercado y sus intereses.

Como recomiendan prominentes economistas, urge implantar “un protector tipo de cambio fijo o concertado que ponga por encima la regulación cambiaria sobre el control monetario” y empezar por el camino del intervencionismo económico modificando las actuales funciones del Banco de la República, que no entiende el papel de la inflación en la economía y se equivoca en sus pertinaces alzas de las tasas de interés. Luego podremos recuperar la soberanía arrebatada por el mercado.

Finalmente, en lo anterior se sintetiza la causa principal de la enfermedad holandesa, que, dicho sea de paso, los primeros en sufrirla son los territorios donde se explota el carbón y el petróleo.

No igualemos los capitales especulativos, que se deben controlar y entran al país como Pedro por su casa con recursos de la minería y el petróleo. En los recientes años esos bienes se han sextuplicado pasando a participar de ese rubro en un 70 por ciento, para lo cual el camino está trazado y pensado. Invirtamos esos recursos racionalmente en infraestructura, vivienda, educación y agricultura, eliminemos las gabelas a los mineros petroleros, pongámoslos a tributar más, fiscalicemos la liquidación de regalías e internalicemos los costos ambientales de la explotación de dichos recursos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado