El nuevo formulario de la Dian

Francisco Azuero
POR:
Francisco Azuero
febrero 10 de 2012
2012-02-10 02:49 a.m.

El nuevo formulario de declaración de renta para personas jurídicas ha sido mal recibido por algunos gremios empresariales y comentaristas, que lo consideran un monumento a la tramitomanía.

En realidad, puede darle al país, de manera consolidada, una información valiosa sobre lo que se llama el ‘gasto tributario’. Una mínima responsabilidad de los contribuyentes con el Estado es proporcionar información detallada sobre sus ingresos y gastos.

Como es ya prácticamente un lugar entre los economistas que han analizado el régimen tributario colombiano, este se caracteriza por la existencia de innumerables tratamientos diferenciales para ciertos sectores o actividades económicas.

No siempre esos tratamientos tienen una clara justificación desde el punto de la eficiencia económica o de la equidad.

La Ley 788 de 2002 estableció que para mejorar la transparencia fiscal, el Gobierno Nacional debe presentar anualmente, con el proyecto de ley del presupuesto, un informe detallado en el que se deberá evaluar y hacer explícito el impacto fiscal de los beneficios tributarios, así como su fuente de financiación, ya sea por aumento de ingresos o disminución del gasto

Estas disposiciones son apenas naturales en una democracia.

Las exenciones, deducciones y descuentos tributarios constituyen efectivamente un gasto, que se conoce universalmente como ‘gasto tributario’. El código de buenas prácticas fiscales del FMI y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico recomiendan que se calcule el costo fiscal de los incentivos tributarios, como una manera de aumentar la transparencia de la política fiscal, de promover el debate público sobre la misma, y de incidir en el mejor diseño del sistema tributario.

Para el 2010, el informe del Ministro de Hacienda estimó el costo fiscal de los principales beneficios tributarios en el impuesto a la renta en $8,5 billones, que equivale a un 1,6% del PIB y, ojo, a un monto más o menos igual al impuesto de renta efectivamente recaudado en ese año.

Obviamente, no se podría calcular alegremente que de eliminarse todos los beneficios tributarios se duplicarían los ingresos del Gobierno, pero sí es claro que el gasto tributario en Colombia es una suma considerable. Estos beneficios favorecen especialmente a las empresas y a los contribuyentes de más altos ingresos.

Son ampliamente regresivos.

Al estudiar el informe sobre gasto tributario no encuentra el lector el costo discriminado de cada uno de los beneficios tributarios existentes. Ello se explica porque hasta el año anterior, estos formularios, para personas naturales y jurídicas, constaban de una sola página.

El detalle contable que justificara las exenciones o descuentos quedaba como anexo para cuando se produjera una auditoría de la Dian y por lo tanto no podía ser objeto de consolidación o estudio.

Es posible que algunos de los beneficios tributarios hoy existentes tengan justificación económica. Pero la única manera de saberlo consiste en comparar su costo fiscal con los eventuales beneficios que reciba la sociedad por su existencia.

Si el nuevo formulario de la Dian para personas jurídicas, aplicable únicamente a grandes contribuyentes y a empresas que hubieren declarado ingresos brutos superiores a $3 mil millones en el año gravable 2010 contribuye a conocer ese costo fiscal, y además de ello a disminuir la evasión tributaria, bienvenido.

Francisco Azuero

Profesor Asociado, U. de los Andes

faz@adm.uniandes.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado