Francisco Barnier González

Reficar o el discreto
encanto de la mediocridad

Francisco Barnier González
Opinión
POR:
Francisco Barnier González
febrero 24 de 2016
2016-02-24 11:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

Como en el Discreto encanto de la burguesía, de Buñuel, que alterna entre lo real y lo onírico, y produce giros inesperados en la trama, se ha convertido la película de Reficar. Ya nadie sabe si los resultados desastrosos provienen de la mediocre gestión del proyecto o de corrupción, hechos que las autoridades tendrán que esclarecer.

Este columnista advertía en febrero del 2014 que el proyecto de la refinería presentaba costos desfasados, que terminaron superando en más del 100 por ciento el presupuesto inicial para alcanzar 8.016 millones de dólares. Para la época preguntamos cuál podría ser la rentabilidad y el valor presente del proyecto en una de las actividades menos rentables de la industria petrolera.

Sólo como referencia, Morgan Downey, en su libro bestseller Oil 101, estima que construir una nueva refinería de alta complejidad que procese 500.000 barriles por día (3 veces mayor a Reficar) puede costar alrededor de 5.000 millones de dólares y tardar de 3 a 5 años para su ejecución.

Hay muchas razones para el fracaso del proyecto por su corrida de costos y tiempo, como pueden ser pobre ejecución y control desde el diseño y planificación, hasta la construcción; debilidades en las capacidades de gestión y diseño organizacional, beneficios sobreestimados, y sobrecomplejidad del proyecto, entre otros. Una buena práctica para mitigar estos riesgos es comparar previamente con proyectos similares que han sido completados, el reference-class forecasting que permite evitar errores que otros han podido cometer.

La realidad es que Reficar nunca podrá ser rentable porque jamás generará un valor presente neto positivo y le quitará valor a Ecopetrol, luego, ¿qué sentido tendría mantenerla? La única solución racional: venderla a pérdida a un precio tal que pueda ser rentable para cualquier inversionista privado, a costos razonables de capital.

La razón es que solo la depreciación del proyecto a 10 años que funcionará a full capacidad para 80mbd adicionales agrega más de 30 dólares al costo del barril o 15 dólares para 160mbd y los márgenes de refinación no dan. Además, este tipo de plantas requiere mantenimientos periódicos de alto costo que incrementan adicionalmente estos valores, sin incluir todavía costos de operación y financieros.

La forma de medir el margen de una refinería o crack spread es la diferencia entre los precios del producto terminado, como la gasolina y los precios del crudo. Según análisis de la EIA, el margen del producto refinado ha oscilado entre 1 y 5 dólares por barril vendido en los últimos años; sin embargo, desde finales del año pasado este margen se ha ampliado y hoy se ubica alrededor de 15 dólares debido la caída del petróleo y las frías temperaturas del invierno, pero no se trata de un margen estable que deberá reducirse en los próximos meses y oscilar como se deduce del mercado de futuros del CME Globex.

La decisión estratégica de Ecopetrol sobre Reficar debe estar determinada por la opción real para abandonar un proyecto que nunca será rentable –o si no que demuestren lo contrario– y más bien dedicar los recursos liberados a aumentar las actividades de exploración y producción, reducir su endeudamiento y adaptar la empresa y sus inversiones a las nuevas circunstancias.

Francisco Barnier González
Asesor Financiero y de Banca de Inversión
http://franciscobarnier.blogspot.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado