Francisco Barnier González

Desarrollo productivo hecho en Alemania

Francisco Barnier González
POR:
Francisco Barnier González
mayo 07 de 2014
2014-05-07 12:50 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

El éxito de la economía alemana está relacionado con características estructurales que constituyen factores claves de su competitividad en el largo plazo.

El libro Made in Germany, de Guillaume Duval, describe características tradicionales del modelo alemán, que no es el simple resultado de un boom súbito de su crecimiento.

The Economist afirma que la economía alemana en la pasada década tuvo un crecimiento promedio más lento que la de Estados Unidos, Inglaterra y, apenas un poco mayor, que toda la Eurozona.

Los alemanes atribuyen una alta valorización social al trabajo industrial. Los empresarios alemanes han sido tradicionalmente fuertes en sectores como los vehículos, en particular de alta gama, químicos y maquinarias industriales. Además, el apoyo a través de una política industrial es muy grande con instituciones como el KFW, el banco de desarrollo alemán y diferentes fondos regionales no reembolsables.

Las pequeñas y medianas empresas en Alemania, conocidas como el Mittelstand, que se integran al clúster automovilístico alrededor de ciudades como Stuttgart o Munich, son apoyadas por organizaciones a nivel medio que promueven la cooperación entre los agentes del clúster, sosteniéndolos y estimulándolos a niveles de innovación y mejores resultados.

Esto hace la diferencia de la llamada competitividad fuera del costo.

En Colombia, se olvida que en el inicio del proceso, especialmente las micros, pequeñas y medianas empresas requieren de un apoyo esencial en la mejora de la gestión interna de las empresas, como el financiamiento, el mercadeo, la estandarización de procesos, entre otros servicios de apoyo, previo al encadenamiento de la producción.

El sistema de Mitbestimmung, caracterizado por un grado de asociación mucho más importante de los empleados en las decisiones de las compañías (codeterminación) que en otros países industrializados, permite un mayor compromiso de los trabajadores, acompañado de un management menos autoritario y jerárquico, jugando un papel importante para imponer estrategias en el largo plazo.

El sistema de entrenamiento vocacional juega un rol determinante mediante un programa dual con entrenamiento práctico y formación académica, teniendo el aprendiz la posibilidad incluso de convertirse en ingeniero de estado certificado y alcanzar posiciones ejecutivas en la compañía o iniciar su negocio.

Es un ejemplo interesante para que el Sena y el Gobierno desarrollen algunas iniciativas necesarias para implementar un programa mucho más integrado que el sistema existente en Colombia.

Alemania se caracteriza por una sociedad civil con organizaciones patronales y sindicales fuertes, una protección social muy desarrollada, heredada de los cristianos sociales y, sobretodo, el Estado es reducido al mínimo dentro de la lógica ordoliberal e interviene muy poco en la economía.

El país consagra menos del 8 por ciento del PIB para pagar los salarios del sector público.

Existen otros factores coyunturales claves como han sido la reunificación, que fue un buen negocio para la economía alemana, y la ausencia de burbuja inmobiliaria, en una nación en donde se privilegia más la inversión productiva que la inmobiliaria.

Entre las causas y los elementos del éxito alemán que se podrían aclimatar en Colombia, sugiero la valorización de la industria y el sistema de formación vocacional como el capital humano y financiero, que debería estar acompañado de un desarrollo territorial más equilibrado y una riqueza bastante mejor repartida.

Francisco Barnier B

Consultor financiero

fbarnier@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado