Francisco Montes

Infraestructura para el sur del país

Francisco Montes
Opinión
POR:
Francisco Montes
febrero 12 de 2015
2015-02-12 03:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

Cuando el doctor Juan Camilo Restrepo estuvo al frente del Ministerio de Minas en 1990, anunció la creación del Fondo Nacional de Regalías. Su propósito era buscar la ejecución de obras de impacto regional. Veinticinco años después es evidente que no se logró el objetivo.

Tenemos una infraestructura precaria en el sur del país. Esta región ha sido el núcleo y testigo de muchos ataques realizados por la guerrilla de las Farc. El proceso de paz y la firma de los acuerdos deberán contemplar la materialización de aquellas ideas expresadas cuando se creó el Fondo Nacional de Regalías.

Fuentes conocedoras de la región expresan: “La mayoría del terreno selvático que prevalece en la Amazonia es completamente subdesarrollado, carece de vías que faciliten la integración regional, la cobertura de programas estatales, el transporte terrestre y las actividades comerciales, además los centros poblados y pequeños caseríos son escasos en la inmensidad de sus territorios, donde hay muy pocos caminos, los cuales son afectados por las inundaciones. Por esta razón, las picas o trochas que datan de la época de la conquista intercomunican las distintas poblaciones, caseríos y las comunidades más remotas. Adicionalmente, no existen suficientes puentes construidos, algunos troncos caídos atraviesan los cursos de agua, por lo tanto los ríos principales, secundarios y caños son las rutas de comunicación más efectivas para sus pobladores, es decir, las autopistas de la selva”.

Bajo este contexto es lógico que el Ministerio de Transporte contemple megaproyectos para la Amazonia y Orinoquia. Esta selva, sobre la cual se han establecido proyectos mineros, no refleja la abundancia de recursos financieros generados por la explotación de un suelo que tiene un área aproximada de 476 mil kilómetros cuadrados.

Bien es cierto que el Gobierno promueve la ejecución de obras. Se pueden mencionar proyectos como Corredores Prioritarios para la Competitividad, Caminos para la Prosperidad y Vía Marginal de la Selva. Sin embargo, este tipo de iniciativas se han planteado desde muchos años atrás. No son necesarias las buenas intenciones, puesto que requerimos los resultados que permitan abrir las puertas a la región.

A mi modo de ver, si el Gobierno quiere verdaderos logros en los acuerdos que se firmen en La Habana, deberá hacer presencia con la inversión social en los 476 kilómetros cuadrados. La Fuerza Pública no deberá ser la estrategia que marque el paso, ya que es una forma de ocultar las necesidades básicas insatisfechas de la población nativa. Desde mi opinión, no es responsabilidad de las Fuerzas Militares la existencia y ataques de grupos guerrilleros en la zona. De ello se desprende que el Gobierno Central debe exigir resultados militares siempre y cuando se comprometa seriamente con un verdadero desarrollo para la región.

Francisco Montes V.

Magíster en economía

En colaboración con Alberto De Vivero, coronel de Infantería de Marina

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado