Francisco Montes

Ministro Cárdenas

Noté su inquietud con lo ocurrido en el tercer trimestre del 2012. Nerviosismo con el sector edificador.

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
febrero 01 de 2013
2013-02-01 12:29 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

A raíz de la entrevista publicada en este medio el pasado 21 de enero, noté su inquietud con lo ocurrido en el tercer trimestre del 2012. Nerviosismo con el sector edificador. No obstante, trata de enviar un mensaje de tranquilidad al afirmar que el frenazo se debió a los asuntos administrativos y no fue producto de asuntos estructurales. Indica que ese resultado afectará el empleo en Bogotá y a nivel nacional.

Pienso que la situación del ramo inmobiliario no debe impactar de manera importante a la economía. La coyuntura económica muestra desempleo de un dígito, crecimiento del PIB en los promedios latinoamericanos muy por encima de países europeos y Estados Unidos, acompañado con aumento en las reservas internacionales y unas estadísticas inflacionarias controladas, como también una autónoma administración de la tasa de interés por parte del Banco de la República.

Además de ello, hay políticas fiscales orientadas al control del déficit, pero atentas a la inversión pública. Así las cosas, lo que suceda con el sector edificador no afectaría más allá de sus límites. Pero, sí es necesario un plan para recoger el tipo de mano de obra que usa el sector inmobiliario pues pienso que en el corto plazo no da garantía para absolverla. 

El PIB de la construcción en el 2012 tuvo una tendencia a la baja; en otros sectores fue bondadoso. La economía no dependió del sector por lo menos hasta el tercer trimestre del 2012. Mientras que otros estuvieron muy por encima del 2 por ciento, la construcción escasamente llegó al 1,5.

Falta el resultado del último trimestre. A diciembre del 2012, el Dane, para la actividad edificadora en 15 áreas urbanas y metropolitanas, muestra una radiografía del sector. Hay un crecimiento de los metros cuadrados, por el concepto de edificaciones en proceso, en 19,2 por ciento, y estos vienen en aumento desde el 2010. Para el concepto de edificaciones paralizadas el crecimiento fue de 9,2 por ciento en los metros cuadrados.El inicio de proyectos cayó 6,2 por ciento y los culminados tan solo se incrementaron 2,6.

Lo que podemos ver es un aumento en la actividad constructora, pero ese dato no se transmite simultáneamente a los metros cuadrados de las edificaciones culminadas, aunque en parte sí a las estancadas.

La señal vislumbra que hay transición de producto entre sectores y, ante ello, es necesario cuidar en mayor medida los que respaldan la imagen del PIB colombiano. Con lo dicho pretendo decir que posiblemente la tradicional creencia asociada a la construcción como la base de los indicadores económicos está reevaluándose. 

Las cifras me permiten inferir, por lo menos en esta última década, que los efectos promedios generados por el ramo inmobiliario sobre otros sectores no son como lo fueron en el pasado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado