Francisco Montes

Los precios reflejan la verdad

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
abril 16 de 2014
2014-04-16 03:24 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

Los precios representan lo que sucede en los mercados. Ellos son la señal de las conductas de los agentes. Si una empresa observa que sus precios se han incrementado de forma constante, esto es una alerta sobre su estructura de costos y de eficiencia. Si siente la necesidad de bajar el precio de sus productos o servicios con el fin de lograr permanencia en el mercado, también es una mala señal; en este caso es pertinente mirar alrededor, y con ojo crítico determinar la posible existencia de competencia desleal.

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ha venido desempeñando una sobresaliente labor en el seguimiento realizado a diferentes mercados. El trabajo de la SIC se puede denominar como la economía del siglo XXI. Esa labor es la mejor manera de lograr la asignación eficiente de recursos que tanto se investiga en la ciencia económica.

No obstante la ardua tarea de la SIC, en Colombia todavía se juega con los precios. En este contexto, también existe, en ocasiones, la negativa de reportar información a las entidades reguladoras y se hace bajo el argumento de la confidencialidad competitiva. Pero detrás de ello están los costos. Estos son los que definen la permanencia en el mercado. A partir de ellos se pueden manejar tanto el margen como el poder, para establecer precios, incluso manipular las conductas de los consumidores.

El precio no debe ser el amortiguador del estado de resultados de ninguna empresa. La demanda no debe subsidiar ineficiencias, como tampoco puede ser vista como el único recurso de supervivencia de las firmas. La nueva economía no puede reconocerse por las solas utilidades o el crecimiento del PIB. Es mejor considerarla desde la información clara y medible.

Los precios no solo indican el valor de los bienes y servicios, también están representados por los salarios. Desde este punto de vista, el diagnóstico de la economía igualmente se puede ver sobre los sueldos. Pero, los salarios, además, constituyen un costo y, por ello, tampoco pueden ser estos los que definan el nivel de utilidad.

Hecha la claridad, ¿por qué existen alarmantes diferencias en los salarios entre los sectores económicos? La respuesta no puede quedar en torno a diferenciales de productividad o al PIB. Para mayor precisión, debe extenderse a la posible información oculta, hacia estructuras de poder orientadas a monopolios y vacíos jurídicos, usados para manipular normas reguladoras.

La diversidad en la oferta de bienes y servicios no puede llegar a ser un motivo que genere dificultad al usuario al decidir en sus compras. Se torna perversa la existencia de precios asociados a la creación de costos de oportunidad dirigidos a la demanda. Esta es una conducta que se puede observar en la oferta de tiquetes aéreos.

Francisco Montes Vergara

Magíster en Economía

fjmontes4@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado