Francisco Montes

Y suben los precios

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
febrero 01 de 2012
2012-02-01 01:46 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

 

¿Qué dice el Departamento Nacional de Planeación?

En el 2010 la inflación fue del 3,17 por ciento. En el 2011 se incrementó el salario mínimo en 4 por ciento, y en ese mismo año la inflación fue del 3,7 por ciento.

La inflación en el 2011 llegó al 3,7 por ciento y el salario mínimo se incrementó en 5,8 por ciento para el 2012.

Se pensaría que por el incremento del salario mínimo en 4 por ciento en el 201, la inflación en ese año estuvo cercana a ese porcentaje y por tal motivo llegó al 3,7 por ciento.

En este orden de ideas algunos estimarían la inflación para el 2012 por encima del 5 por ciento o superior al 5,8 por ciento.

Es la manera generalizada de analizar este asunto.

Asimismo a raíz de estos incrementos en el salario mínimo el siguiente paso por parte del sector privado es incrementar los precios.

Por el trabajo que realizo me llegan ciertas solicitudes sobre asuntos tarifarios. Asimismo, lo que observo en el día a día de la calle es la conducta, o tal vez la costumbre, de incrementar precios en enero; lo cual noto sobre todo en los servicios. Al encontrarme frente a estos escenarios, la pregunta que hago a las personas es: ¿por qué el incremento?.

La respuesta puede ser: porque subió el salario mínimo. En su defecto dicen: estoy subiendo lo de la inflación. Y en otros casos responden: porque la gasolina ha subido mucho.

Esto nos da una información que nos indica que en el caso colombiano los precios básicamente se mueven por tres variables: salario mínimo, inflación y combustibles.

Siendo así, ¿qué política hay sobre estas conductas y qué está aplicándose para evitar especulación, y en la misma medida disminuir riesgos de mercado?

Como vemos estas son respuestas en cierta forma aprendidas, también podemos afirmar que son conductas temerosas ante riesgos dada la incertidumbre que se genera por futuras tendencias y, en esa medida, cada proveedor busca cubrirse ante adversidades.

Esto podría ser un buen trabajo a realizar por el DNP, con su nuevo director Mauricio Santamaría, con el fin de generar confianza hacia las decisiones económicas tomadas por el Gobierno y así conducir a la oferta hacia comportamientos competitivos y, a partir de allí, se logre una política económica de información simétrica, de mercados alejados de cuadros nerviosos y las empresas puedan confiar en que con economías de escala se afrontan los efectos del salario mínimo o la inflación.

El sector bancario, como se afirma en algunas escuelas económicas, es el polo a tierra de la economía, pues desde allí también se debería enviar el mensaje de tranquilidad, no obstante las variaciones en inflación y salario mínimo; ello debería ser, por ejemplo, con costos financieros más amables.

Francisco Montes

Analista

fjmontes4@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado