Germán Eduardo Vargas
Germán Eduardo Vargas G.

Corrupción de los ‘mejores’ es la peor

La mercantilización de los informes que difunden ‘prácticas de clase mundial’, en las empresas más admiradas ha viciado el propósito de la excelencia.

Germán Eduardo Vargas
POR:
Germán Eduardo Vargas
enero 05 de 2017
2017-01-05 11:31 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c6299823137.png

No podemos ignorar las improntas y lecciones aprendidas que dejaron fraudes liderados por ejecutivos de abolengo (o graduados de las universidades más influyentes) o las mejores empresas para trabajar, cuya reputación encubrió prácticas engañosas en las áreas ambiental, financiera, comercial y laboral.

La mercantilización de los informes, foros y escalafones que difunden ‘prácticas de clase mundial’, aplicadas por las empresas más admiradas –según los grupos de interés– ha viciado el significado y propósito de la excelencia (y el mejoramiento continuo).
Para empezar, la mayoría de profesionales desearían trabajar en esas empresas, ávidos de beneficios y aspiraciones, como la compensación o el estatus. No obstante, dichos incentivos, tal como los reconocimientos, pueden inducir la promoción de falsas imágenes de éxito (riesgo moral).

Este problema crece conforme pares y/o subordinados confieren dignidad, apropiada con arrogancia y autoridad. De hecho, el Experimento de Milgram demostró que dichos ‘seguidores’, presionados por satisfacer a quienes dirigen, o motivados por encajar y sobresalir ante sus grupos de interés, demuestran disposición de alterar sus comportamientos y valores (emulando o haciendo caso).

Convengamos, entonces, que es importante asumir conciencia de cuáles son los referentes que elegimos.

En el entorno macroeconómico, considere la Ocde, club al que aspira a ingresar Colombia, y del cual hacen parte los PIIGGS. De ese grupo de 35 países, solo la mitad está en el top35 en Competitividad y Ética (Reporte de Competitividad Global, 2016-2017), y reconocidas multinacionales de los sectores más relevantes con origen en esas naciones también cometieron fraudes.

En perspectiva micro, las clasificaciones de Reputación Corporativa (Merco, p.ej.) no filtran líderes y empresas infames, absorbiendo fallas metodológicas y el vulnerable control social. Como sea, el caso más vergonzoso está asociado al control especializado, porque muchas firmas de auditoría, que acreditan sellos de calidad o avalan el cumplimiento de normas, han estado involucradas en fraudes globales.

El segmento sin ánimo de lucro tampoco ha sido ajeno. De hecho, algunas organizaciones reciben ingentes contratos o donaciones del sector privado para financiar estudios cuyos intereses ulteriores pueden condicionar la independencia de investigadores que ostentan poder de influencia en el consenso científico, político y social. Sucedió, por ejemplo, en la industria de las bebidas azucaradas.

Finalmente, el grupo de interés que mayor preocupación suscita son los empleados, quienes califican a sus empresas y directivos. Esas evaluaciones determinan escalafones como Great Place To Work (Mejores Empresas para Trabajar, GPTW), donde ponderan el ‘orgullo’ que sienten por el trabajo que realizan, la integridad de sus colegas (“dan lo mejor de sí”), y la ‘confianza’ que tienen en sus líderes.

La calidad de esa medición es susceptible de distorsión porque muchas empresas ofrecen bonificaciones a sus empleados por ser reconocidas como GPTW. Ese incentivo, además, puede inducir complicidad, tal como sucedió en la galardonada Enron (GPTW-Fortune).

Es importante conocer los ‘Mejores Lugares para Trabajar en Colombia’ en diferentes publicaciones y años recientes. Encontrarán muchas con muchos pecados.

Catedrático
german.vargas@uniandes.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado