Germán Eduardo Vargas

La deuda de la paz

Germán Eduardo Vargas
Opinión
POR:
Germán Eduardo Vargas
septiembre 24 de 2015
2015-09-24 03:28 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c6299823137.png

La paz es una deuda de todos, algo que nos debemos todos. Aunque nosotros la elegimos, para solventar su implementación, necesitamos involucrar patrocinio internacional, considerando que Humberto de la Calle manifestó a Juan Gossaín que los acuerdos debieron firmarse mientras el petróleo cotizaba 110 dólares. Ahora que se avizora la conclusión exitosa de este proceso, contrastando tribulación económica y esperanza social, ¿cómo financiar el posconflicto?

El entorno internacional continúa frágil, susceptible a recaer; los emergentes ya no amortiguan, mientras las tradicionales recetas de ajuste y estímulo perdieron margen de maniobra y capacidad para corregir tendencias o atender cualquier imprevisto. Neutralizado cualquier esfuerzo con sabotajes comerciales o cambiarios, y acechadas por golondrinas o buitres, las economías no obtienen suficiente impulso para levantar vuelo.

En definitiva, esclava del anatocismo y condicionada por la austeridad, la gran recesión sobrepasó en magnitud a la gran depresión, revelando carencia de voluntad, y crisis de gobernabilidad ‘glocal’ para solventar la trampa de la deuda. Desde este marco, es factible identificar semejanzas entre los retos que enfrentará Colombia para financiar el posconflicto, y las dificultades superadas por Alemania durante la posguerra.

Coincide que Europa estaba anclada en una prolongada depresión, y el Fondo Monetario Internacional paralizado. Estados Unidos asumió liderazgo mediante el Plan Marshall, con motivaciones y propósitos complementarios: sanar resentimientos y desincentivar el comunismo, así como reconstruir la infraestructura y el aparato productivo; su estrategia fue canalizar recursos para la reparación de víctimas, y optimizar la reindustrialización, fomentando el establecimiento de pymes, apalancadas por un fondo autosustentable y beneficiadas con transferencia tecnológica.

Aunque los aliados obtuvieron donaciones, Alemania, dividida, recibió préstamos que después fueron condonados o suavizados, mediante el Acuerdo de Londres, por quienes fueron sus enemigos.

Paradójica o cínicamente, la solidaridad que fundó el milagro alemán contrasta con la penitencia que ahora impone a sus vecinos, arbitrando con intransigencia reglas ineficientes, económica y socialmente.

Entonces, recordemos que Al Gore propuso un ‘Global Marshall Plan’, y en días pasados la Organización de Naciones Unidas convocó otro debate para perdonar, reducir o aliviar las deudas de los países pobres: un escenario de oportunidad para Colombia, en aras de captar ayudas para el desarrollo, despenalizar sus deudas, y liberar inversiones para generar recursos frescos.

Vale la pena intentarlo. Explorar y experimentar nuevas soluciones alternativas, pensadas y aplicadas con el espíritu de la justicia restaurativa y reparativa, en el ámbito económico y social. A nuestro haber: tenemos un importante potencial en infraestructura y agroindustria, honramos la democracia y somos aliados en el contexto del socialismo latinoamericano.

Anticipando las arriesgadas convergencias entre Trump y Maduro, murallas de vergüenza, y pensando en construir sobre las experiencias del Plan Colombia, si Hillary pasa de ser primera dama a primera presidenta estadounidense, dicho programa también podría aspirar a una evolución 2.0: de la guerra contra las drogas y el terrorismo, hacia la paz para la prosperidad.

Germán Eduardo Vargas G.

Catedrático

german.vargas@uniandes.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado