Germán Umaña Mendoza

Bogotá región como motor de desarrollo

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
septiembre 03 de 2015
2015-09-03 04:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Colombia se encuentra en una difícil situación en su economía. Las dificultades en las cuentas externas son evidentes y se corre el riesgo durante el año 2015 de alcanzar un comportamiento negativo en su balanza de pagos, puesto que los ingresos netos en la cuenta de capitales podrían no ser suficientes para financiar el déficit de cuenta corriente.

Ya se observa la tendencia al incremento del endeudamiento externo en dólares. Colateralmente, por efecto de la devaluación aumenta nuestra deuda en pesos, como porcentaje del Producto Interno Bruto, y, en estas circunstancias se afecta, simultáneamente, el servicio de la deuda por abonos a capital e intereses en pesos, en el corto plazo, y –en el mediano y largo plazo–, los compromisos en monedas duras.

Es decir, a más tardar mañana, se incrementará la presión sobre las cuentas fiscales. De otra, habrá, por consecuencia del endeudamiento externo, pan para hoy y dificultades de financiamiento interno en el futuro, si no se generan las condiciones de desarrollo y crecimiento necesarias para crecer, pagar y distribuir adecuadamente nuestros ingresos.

La balanza comercial deficitaria ha prendido todas las alarmas en el primer semestre. Sin embargo, en mi opinión, ya han sido descontados los efectos de la caída en los precios de los commodities, y el segundo semestre será mejor para las exportaciones que para las importaciones, lo que morigerará la tendencia negativa hasta finales del año. El riesgo se encuentra en la salida creciente de utilidades, especialmente de las empresas multinacionales afincadas en el país, y la baja en las remesas enviadas por los colombianos desde el exterior, lo que ahondaría el déficit de cuenta corriente.

De la inversión extranjera directa es poco lo que se puede esperar, y la de portafolio presenta una tendencia a disminuir por la posible subida de las tasas de interés en Estados Unidos. Ingresos por privatizaciones se limitan a Isagen, cuya posibilidad está en veremos en los estrados judiciales, y desde la óptica económica, podríamos afirmar que cada vez que se hacen los cálculos actuariales se encuentra que es un mal negocio.

Que nos queda: el mercado interno y, es Bogotá región, la llamada a dinamizar el crecimiento de la economía, no solo por su potencial para sustituir importaciones de bienes y servicios, sino como demandante de productos agropecuarios, atractiva para la inversión (nacional y extranjera) distinta a la de los commodities e, incluso, como dinamizadora de las exportaciones a países andinos y centroamericanos.

En los debates entre los candidatos a la alcaldía se plantean dos aspectos fundamentales para el desarrollo sostenible: el fortalecimiento del talento humano y la innovación, como base de la incorporación de progreso técnico, lo que, unido a los programas de mejora de la infraestructura, podría conducir a dinamizar el crecimiento del PIB nacional y regional.

Desafortunadamente, mucho debate y pocas fórmulas efectivas. Dígannos realmente que proponen.

Germán Umaña M.

Profesor universitario

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado