Germán Umaña Mendoza

La calidad, la investigación y la educación

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
julio 10 de 2014
2014-07-10 01:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Hace poco, José Fernando Isaza, siempre crítico, siempre claro, presenta un decálogo de lo que se ha hecho para desnaturalizar la investigación y sus resultados.

No lo cito para no plagiarlo, pero en esencia muestra la carrera de obstáculos a la que se someten los investigadores, lo irracional del tiempo y el esfuerzo que dedican a acreditarse y no a investigar, generando rendimientos decrecientes en este campo.

El nuevo sistema de medición de Colciencias para los grupos de investigación define los porcentajes que se asignan por publicación y crea una barrera de entrada evidente, puesto que los artículos o libros que realmente puntúan se encuentran limitados a una base de datos muy específica en la cual ‘ni están todos los que son ni son todos los que están’.

La investigación formativa, básica en la enseñanza y el desarrollo de los profesionales e investigadores de nuestro país, no ocupa un lugar relevante en las puntuaciones y casi que no vale la pena incorporarla en la medición.

Pero, es en el anterior contexto donde realmente se puede mensurar la calidad de los programas ofertados.

Enseñar a los estudiantes a plantearse correctamente las preguntas y los problemas de investigación, contribuir a la discusión y a los análisis teóricos que sobre esas preguntas se han hecho desde las diferentes teorías, identificar los estudios empíricos que han sido realizados, apoyar los desarrollos de sus investigaciones que se manifiestan en artículos, trabajos y tesis de grado, no es tarea menor de un profesor ni de una universidad.

Más allá de cualquier crítica que pueda tener la metodología de medición descrita, es necesario reiterar que la decisión de la educación pública o privada de incorporarse en mayor o menor grado al sistema de evaluación por Grupos de Investigación no da cuenta, necesaria ni suficiente, de la calidad de los programas ofertados, ni de la de las instituciones.

Lo sustancial se encuentra en la coherencia de su proyecto pedagógico y educativo.

El necesario equilibrio entre las estrategias de investigación formativa y lo que equivocadamente se ha denominado como investigación formal debe, necesariamente, ser parte del debate sobre la calidad de la educación.

Es realmente desconcertante el tiempo que se dedica a tratar de adecuarse a un sistema que ha sido profundamente cuestionado por la comunidad académica y especialmente por los científicos sociales y los creadores.

Autores, intelectuales e investigadores colombianos de la mayor importancia en el pasado en el campo de las ciencias sociales a duras penas alcanzarían la categoría de investigadores junior.

Para Colciencias, la narrativa y creación literaria, o las obras de arte, la creación cultural o artística no merecen mayores consideraciones. Todos ellos nos enseñaban y nos estimulaban a investigar sobre nuestra realidad, para poder soñar con un mejor futuro.

Germán Umaña M.

Decano de la Universidad Central

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado