Germán Umaña Mendoza

Equilibrio: no, equilibrismo

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
marzo 06 de 2015
2015-03-06 04:03 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Para los países importadores de commodities y especialmente de petróleo, la situación mejoró de un plumazo. En general, la Unión Europea es el gran favorecido de esta situación y, también, aunque disminuyeron su tasa de crecimiento del PIB, China e India. Estados Unidos alcanzó la autosuficiencia petrolera, pero sus costos de producción, en los sectores que aplicaron nuevas tecnologías, son realmente altos e insostenibles con los actuales precios del petróleo y, algunos, incluso sostienen que su tan cacareada bonanza productiva fue tan solo ‘flor de un día’. Sin embargo, su economía es robusta en otros sectores y los indicadores muestran un proceso integral de recuperación de la demanda

Mientras tanto, el gran ganador es Arabia Saudita, que ha impuesto sus condiciones al mundo, ya que tiene los más bajos costos de producción y los más altos niveles de productividad. Por su parte, los perdedores son los países que precisamente tienen un comportamiento a la inversa: baja productividad y altos costos: México, Colombia y Venezuela, por ejemplo.

México se defiende con sus exportaciones a Estados Unidos y a Latinoamérica. Colombia, ni fu ni fa, pero por lo menos exporta algunos productos tropicales al mundo (banano, café, flores) y manufacturas a Ecuador y otros países en Centroamérica. Venezuela, solo petróleo y otros commodities. Mercosur se defiende con las exportaciones de alimentos y, en el caso del Brasil, adicionalmente con manufacturas y servicios. La situación es manejable.

Afortunadamente, la estrategia saudita ha hecho reflexionar a Estados Unidos sobre las consecuencias de su autosostenibilidad petrolera, cara y mala y, parecería que los precios no bajarían hasta niveles de 30 dólares, como lo preveían los más pesimistas. Fluctuarían entre los 45 y 60 dólares este año.

En nuestro país, las utilidades de Ecopetrol bajaron en 41 por ciento, por lo que automáticamente disminuyen los ingresos del Gobierno. Lo mismo pasará en el 2015. El dólar se estabilizaría en pocos meses entre 2.350 y 2.400 pesos y, aunque la situación es delicada por sus efectos sobre el crecimiento y los ingresos, no es irreversible.

El Banco de la República y el Ministerio de Hacienda tendrán que convertirse en equilibristas en la cuerda floja, con alto riesgo de caer. El primero, tendrá que evitar los excesos en el control de la inflación, dotando a la economía de suficiente liquidez y administrando las tasas de interés en niveles que no ahoguen las actividades que generan riqueza. El segundo, flexibilidad en el gasto, orientado a defender los sectores que generan empleo y demanda interna.

Y, a propósito, que opina el Ministerio de Comercio del déficit comercial ¿Se encuentra dispuesto a utilizar medidas legales de defensa como las salvaguardias, seguirá insistiendo en la apertura hacia adentro, definirá por fin mecanismos adecuados para promover la competencia y la competitividad?
¿Serán capaces de mantenerse en la cuerda floja y sacarnos del atolladero en que nos encontramos?

Germán Umaña Mendoza
Decano de Economía, U. Central
germanumana201@hotmail.com

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado