Germán Umaña Mendoza

¿Felicitaciones? Gracias, muchas gracias

El FMI elogia las políticas económicas de Colombia, que permiten mantener los niveles de crecimiento y bajas las tasas de inflación.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
febrero 07 de 2013
2013-02-07 12:21 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

El FMI elogia las políticas económicas de Colombia, que permiten mantener los niveles de crecimiento y bajas las tasas de inflación. Sin embargo, coincide con el informe de la OCDE en cuanto a la vulnerabilidad de la estabilidad en el caso en que disminuyan los precios del petróleo y se mantengan las altas tasas de desempleo registradas. La OCDE manifiesta también su preocupación por las elevadas tasas de inequidad en la distribución del ingreso en Colombia.

Solamente para ilustración del lector presentemos algunos indicadores:
PIB-per cápita (datos del Banco Mundial) corregido por poder de compra, en datos gruesos: Colombia, en 1990, un poco más de 5.000 dólares, en el 2010, algo así como 8.000; Brasil, para el mismo periodo, 7.000 a 10.000; Unión Europea, 22.000 a 28.000; Estados Unidos, 38.000 a 44.000, y Venezuela, 10.000 a 11.500. Únicamente China tiene un indicador inferior, eso sí en franco ascenso, puesto que evoluciona de 1.500 a 6.500 dólares.

Distribución del ingreso medido por el coeficiente de Gini, para el periodo 2000-2010: Colombia, 58,5; Brasil, 55; Unión Europea, 30,5; Estados Unidos, 40,8; Venezuela, 43,4, y China, 41,5. La peor distribución del ingreso en los países mencionados.

Desempleo: Colombia, 2009-2010, por encima del 10%; Brasil, 8%; Unión Europea, alrededor de 9%; Estados Unidos, 9%; Venezuela, 7,5%, y China, 5%. También campeones y eso sin tener en cuenta el subempleo y la informalidad.

Adicionalmente, somos el segundo país en desplazamiento forzado, uno de los de mayor concentración y centralización de la tierra. Violamos los derechos humanos y así lo reconocen las instituciones internacionales. Los actores armados: bacrines, paramilitares, guerrilla, se burlan del Derecho Internacional Humanitario. Pero, eso sí, somos el país con mayores índices de felicidad en el mundo.

El Gobierno mantiene su expectativa de crecimiento del PIB, muy por encima de lo que pronostican todas las instituciones internacionales. Sus proyecciones no fallarán si Petro se porta bien y acepta todas las imposiciones en materia de vivienda social, si no se siguen defendiendo esas ‘pendejadas’ del medio ambiente, los páramos y el agua.

Dejen hacer a los honestos inversionistas mineros. De pronto, se van y no traen su dinero. No ven ustedes que nuestro creciente déficit de cuenta corriente no podríamos financiarlo sin el aumento en la entrada de capitales.
Tenemos un crecimiento frágil, muchos afirman que enfermedad holandesa, el desarrollo no forma parte de las expectativas de política económica, gastarse los recursos no renovables sin asegurar que sus ingresos generen nuevas actividades productivas es atentar contra la sustentabilidad de largo plazo. Crecer en esas condiciones, ¿para qué?

Y, aún así, tenemos que agradecer las felicitaciones del FMI. Tan queridos ellos: hemos seguido al pie de la letra su recetario y por eso nos va como nos va.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado