Germán Umaña Mendoza
Columnista

Entre más grande es la mentira, más la creen

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
mayo 18 de 2016
2016-05-18 08:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

“La violencia es la partera de la historia”, decía Carlos Marx. El Centro Democrático fue más allá: la resistencia civil (‘métodos no violentos’) dará a luz más violencia. Abajo la paz, no es rentable a sus intereses. Si no fuera tan dramático, hasta me sacaría una sonrisa. Es una ‘contradicción con antagonismo’, pura dialéctica comunista.

Si se acaba la guerra en lo interno, quedan los enemigos externos; el gasto militar no puede bajar, sería para algunos casi estúpido utilizar estos recursos para promover la paz. “¿Qué hacemos si solamente sabemos disparar? En vez de saludar obligados en los retenes de las carreteras y en las esquinas, tendremos que trabajar y nuestros generales deberán renunciar a la obediencia debida de sus subalternos”. Qué tragedia, pobrecitos.
Los congresistas del Centro Democrático únicamente recuerdan las políticas económicas y los resultados de los gobiernos del presidente Santos como si las que hubo con el señor Uribe no hubiesen sido las mismas. Mienten descaradamente o simplemente olvidan y no perdonan, o sufren de amnesia, en algunos casos precoz y desconcertante.
Su cinismo les permitirá hasta ser ‘candidotes’ presidenciales.

Se oponen a las privatizaciones, incluso a las que propuso y no pudo realizar su patrón. Afirman sin pudor que se despilfarraron los recursos de las exportaciones de commodities, por que las que ingresaron en el gobierno del expresidente Uribe solo se esfumaron. La corrupción es propiedad del actual del gobierno, los presos o exilados por este motivo de los gobiernos del anterior mandatario son solo producto de la persecución política. “La Corte ‘no da pie con bola’, ahora tiene la manía de condenar injustamente”, dicen ellos.

¿Nombrarán un fiscal general que se graduará como penalista con doctorado ‘honoris causa’ de la Universidad N.N.? Es que servir a los intereses de los más poderosos y también a las multinacionales, cultivar el poder, improvisar en el Congreso contra la ley que juzga los aforados para congraciarse con las altas cortes otorga títulos y méritos exclusivos de la clase alta o de sus obsecuentes servidores. Esta columna no alcanzaría para relacionar ni siquiera el 10 por ciento de sus impedimentos.

El Eln no puede dejar de secuestrar ni de volar oleoductos y gasoductos, eso dizque no hace parte de la agenda para la paz. ¿No aceptarán que su oportunidad histórica se acabó, que pocos les creen, que sus líderes no ‘parecen estar vivos, sino mal embalsamados’, que son un movimiento con un pasado muy prometedor?

En fin, es el mundo de Subuso, bizarro y mediocre, mediático y falso. Decir la verdad está pasado de moda. Ahora, la ‘falacia’ es la norma. Sin embargo, lo más dramático es que seguimos creyendo que nuestro pequeño feudo es el ombligo del mundo y no que se encuentra en la ‘barriga de Buda’, lo cual es realmente la verdad absoluta e incuestionable. Y, punto. ¿O mejor no?

Germán Umaña Mendoza
Profesor universitario
germanumana201@hotmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado