Germán Umaña Mendoza

Pague lo que no recibió

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
julio 02 de 2015
2015-07-02 03:26 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Cuando los países se endeudan, se consume en el presente y se paga en el futuro. Si la deuda se maneja con honestidad y claridad, se generarían los ingresos suficientes para su pago mediante el desarrollo productivo y, adicionalmente, se contribuiría a un mayor bienestar. Si solo se consume, son las generaciones y los gobiernos del futuro las que tienen que pagar.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) es habitualmente el garante de la banca privada multinacional, el cual otorga el aval sobre la situación macroeconómica de un país. Esta institución también presta, pero más bien poco y sufre de la vista y no ve a lo lejos. Los calificadores de riesgo otorgan el grado de inversión. Habitualmente, no se dan cuenta cuando se acercan las crisis ni los malos manejos de las deudas sino cuando se corre el riesgo de no pago.

Normalmente, los beneficios del endeudamiento sirven a los grandes capitales, no solo se gastan lo recibido, sino que tienen ingentes beneficios, especialmente los bancos y, en general, el sistema financiero. Cuando los países no pueden pagar los beneficios de las grandes empresas o de los bancos, se quedan en las arcas de estos y ni pensar que deban contribuir a lo que se dilapidó.

Entonces, ¿quién debe pagar? Todos los ciudadanos, todos los que pertenecen a las generaciones futuras. No hay juicios y responsabilidades a los ‘delincuentes de cuello blanco’, ¿cómo se les ocurre?

Grecia está en crisis y en riesgo de entrar en default. El FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo y las instituciones de la burocracia europea, lideradas por las pétreas señoras Lagarde y Merkel, presionan el pago y amenazan con excluir a Grecia de la zona euro.

Page primero, le dicen a Grecia. Después permitirán el acceso a un nuevo endeudamiento, en condiciones aún más draconianas que en el pasado, eso sí, con el cumplimiento de dramáticos programas de ajuste estructural que atentarán contra los derechos fundamentales de los ciudadanos: educación, salud, pensiones, empleo y hasta el derecho a vivir dignamente.

Los pueblos estafados dicen: no más. ¿Por qué debo pagar como sociedad lo que se robaron unos pocos? Y, ahí se encuentra el dilema. El domingo decidirán si votan por la salida de Grecia de la zona Euro y, de paso, si recuperan la soberanía para el manejo de su política monetaria.

Premios nobel de Economía como Joseph Stiglitz y Paul Krugman creen que Grecia no debe aceptar las condicionalidades que les imponen. Gobiernos que heredaron la crisis del capitalismo salvaje consultan a su población. Vuelve, como en el pasado, el fantasma del riesgo del no pago de la deuda. Regresan las condicionalidades del FMI y del Consenso de Washington, así como las protestas en los países más afectados. Tiembla el capitalismo, no solo en Europa, sino en Estados Unidos, con la situación de Puerto Rico, con otra deuda impagable.

Y, ¿a ustedes, cómo le va por su casa?

Germán Umaña M.

Profesor universitario

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado