Germán Umaña Mendoza

Paradojas del crecimiento

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
diciembre 01 de 2011
2011-12-01 01:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

 

Bueno, es necesario pensar en el futuro inmediato.

Al parecer todos los indicadores económicos de Colombia al finalizar el año serán positivos.

Crecimiento del PIB por encima del 5 por ciento; tasa de desempleo por debajo del 10 por ciento; balances de cuenta corriente y comercial positivos; inversión extranjera que se constituirá en la más alta de la historia; posiblemente, cuentas fiscales en equilibrio o levemente positivas; precios del petróleo y otros commodities, estables y altos; relaciones diplomáticas, especialmente con Latinoamérica, sin los conflictos del pasado; Farc debilitadas y cuasi derrotadas.

En fin, lo que dicen los indicadores de corto plazo sobre macroeconomía, política externa y conflicto, es que el Gobierno Nacional puede dar un parte de victoria.

Con los indicadores sociales no pasa lo mismo: el coeficiente de Gini continúa indicando que Colombia se encuentra entre los países más desiguales del mundo; la sostenibilidad en el mediano plazo de los sistemas de salud y pensional se encuentra gravemente amenazada; en educación, la tarea de transformación está pendiente y los índices internacionales no nos favorecen; el subempleo y la informalidad no dan su brazo a torcer.

Tampoco son buenos los indicadores sobre pobreza.

La crisis internacional aún no nos alcanza y se dice que nos encontramos en buena situación para enfrentarla.

Todo dependerá de la continuación de los precios favorables de los commodities y del ‘milagro Chino’. De Europa y Estados Unidos, habrá poco que esperar en los próximos dos años.

En ese contexto de crisis, posiblemente entrarán en vigencia el Acuerdo de Promoción del Comercio con Estados Unidos (mal llamado TLC) y el denominado Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que en realidad es el mismo de Estados Unidos en todo, menos en el alcance del capítulo de inversiones. Será necesario hacer un seguimiento a sus resultados. Se acabaron los discursos.

En vivienda, algunos piensan que se está inflando una burbuja inmobiliaria, basados en la inflación observada de los precios.

Otro gran reto será el de la mejora de las condiciones de la infraestructura y el combate a la corrupción en la contratación. Para el ministro de esta área no habrá más disculpas. En el sector financiero, ¿los bancos españoles, tan importantes en Colombia, no sufrirán los efectos de las dificultades en su país?

Equilibrar desarrollo sostenible y las gabelas a la inversión extranjera, será un predicamento. Como en el Ministerio del medio ambiente y en educación conocen poco de lo que son las políticas necesarias, y los ministros llegaron en ‘paracaídas’ ¿será que mediante un curso acelerado en educación propedéutica entenderán el esquema de derechos para mejorar las condiciones de sus sectores, sin tierra arrasada y con una respuesta a las reales necesidades de mediano y largo plazo del país y no simplemente subordinarse a los intereses de los inversionistas?

La verdad es que los columnistas económicos tendremos material para nuestros artículos en el inmediato futuro.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado