Germán Umaña Mendoza

Pensar y libertad: Paradojas (I)

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
enero 16 de 2015
2015-01-16 03:21 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Qué difícil es ser independiente y dejar volar libre el pensamiento a pesar de nuestra posición política. Sin embargo, lo interesante como resultado es que se termina ganando en objetividad e, inclusive, reconociendo los méritos de los contradictores

Por ejemplo: el gobierno del Presidente Santos ha demostrado un compromiso indiscutible con la firma de los acuerdos de paz con las Farc y el Eln. Lo mismo se ha presentado por parte de las agrupaciones insurgentes.

La verdad es que los que ahora se encuentran contra la pared son aquellos que se lucran política y financieramente del estado permanente de guerra que vivimos hace tantos años.

El apoyo de la comunidad internacional al proceso de paz es también irrestricto. Sin embargo, la aplicación del modelo de justicia transicional es un reto.

Para mí es un misterio: en lo personal ni perdono ni olvido, únicamente aspiro a conocer la verdad.

Nada más. La única reparación viable es que nos devuelvan vivos nuestros muertos y eso no será posible. Sin embargo no desconozco el derecho de aquellos que la exijan, yo no.

Pero, lo anterior no significa que si se llega a una negociación, no acepte que la justicia defina mecanismos que permitan eliminar las penas. Eso sí, con duras sanciones para los que continúen delinquiendo.

De otra parte, tampoco es posible desconocer los adelantos en temas como los de la infraestructura, la vivienda y la salud, así como la disminución de los niveles de corrupción. Es cierto, falta mucho, pero la tendencia se revirtió: ahora avanzamos, no retrocedemos, como en los gobiernos anteriores.

En educación es necesario dar la bienvenida a los esfuerzos que se están efectuando por proteger a los estudiantes universitarios de las barbaridades que se crearon con la tendencia a convertirla en una simple mercancía, y la proliferación consecuente de las universidades de garaje.

Habrá que tener especial cuidado con que esto no convierta al Ministerio en un inquisidor sin criterio y se viole el principio de la autonomía universitaria en defensa de un bien público. El tema hasta ahora es variopinto. Amanecerá y veremos.

Este mismo ejercicio lo haré para la Bogotá y la administración distrital. Un avance: en estos aspectos le va bien pero, aunque le duela a algunos, mejor que al Gobierno Nacional. Lo siento por la derecha. A pesar de todo, la izquierda continuará gobernando a Bogotá. Es tanto lo que se ha aprendido.

No puedo dejar de asombrarme con lo que puede ocurrir cuando permitimos dejar volar el libre pensamiento. Casi sin darme cuenta estoy reconociendo la bondad de la labor de los principales baluartes de la derecha colombiana y del Gobierno Nacional. Mínimo, me tacharán de traidor y, los más nobles, de viejo reblandecido.

Germán Umaña M.
Decano Universidad Central
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado