Germán Umaña Mendoza

Pensar y libertad: Paradojas III

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
enero 29 de 2015
2015-01-29 04:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Identificar las paradojas es un ejercicio que permite llevar el absurdo a lo lógico cuando se efectúan ejercicios de malabarismo mental para convertir lo blanco en negro. Hasta fácil es.

Habrá siempre algunos que celebren la habilidad de ese “juego de abalorios”, otros, simplemente, serán conscientes de la mentira. ¿Y, qué importa?

Luis Javier Jaramillo, antiguo funcionario de la integración Andina y buen amigo, se refería a las constantes paradojas de la Comunidad Andina como lo que eran en realidad: “paradojas”.

Nunca en la historia de nuestro país un proceso de apertura económica y de creación de un mercado común ha tenido más apoyo de la población y los beneficios para nuestros países fueron realmente importantes, especialmente para Colombia que era el gran ganador. La Alemania de la CAN. Como la fiesta estaba buena, era mejor irnos.

A partir del Nafta nos regalaron espejitos y con el liderazgo del entonces ministro de Comercio, Juan Manuel Santos, acompañado de Miguel Rodríguez en Venezuela y Serra Puche en México (al que después se le quebró el país como ministro de las Finanzas), firmamos el peor acuerdo comercial de nuestra historia: el G-3 con México y ratificamos lo decidido en la Ronda Uruguay con la creación de la Organización Mundial del Comercio, en la cual frente a temas como los de la Propiedad Intelectual aún nos desconcertamos y pensamos en la paradoja de la estupidez de los países en desarrollo cuando los aprobaron.

El Congreso de la República, como casi siempre, ni siquiera leyó el contenido de lo que aprobaba en la OMC, estaba preocupado por ratificar el G-3. Se equivocó por partida doble.

Y, después de la OMC empezaron a multiplicarse como los conejos los Tratados de Protección de Inversiones con los países desarrollados o más desarrollados que nuestro país. Es mentira que son de libre comercio. Lo paradójico es que algunos todavía creen que sí.

Íbamos a recibir ríos de leche y miel en forma de inversiones en sectores distintos a los de los ‘commodities’. Aumentarían más nuestras exportaciones de valor agregado que las importaciones y podríamos atribuir hasta 1% de incremento del PIB a los TLC.

Qué paradoja: hasta ahora disminuye la inversión extranjera, aumentan más las importaciones que las exportaciones y los TLC contribuyen a disminuir el crecimiento.

Ahora habrá que esperar pacientemente los resultados del TLC con Corea. Según la Ministra y la SAC: exportaremos productos agropecuarios y aumentará la inflación, e importaremos carros y por la devaluación: aumentará la inflación: Eureka, otra paradoja.

Ya sé por qué da Alzheimer: para no acordarse de tantas parajodas. Con Silva ‘Todo lo amado que al pasar se olvida…’

Por eso es que dicen bien: los que tienen memoria son dueños de un pasado muy prometedor. Querido lector, si lo hay, usted es un ‘Global Player’, no se deje engañar por el pasado.

Germán Umaña M.

Decano Universidad Central

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado