Germán Umaña Mendoza

Producir y exportar más: ¿utopías?

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
agosto 13 de 2015
2015-08-13 03:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Es difícil, por decir lo menos, ser optimista sobre la situación de la economía colombiana. Sin embargo, como lo mencionamos en el artículo anterior, cada crisis trae su oportunidad.

Por ejemplo, el tercer trimestre del año parecería que generará un incremento de las exportaciones no tradicionales, una mayor participación en el mercado interno de los productos fabricados con materias primas e insumos nacionales, una recuperación del agro y una disminución de las importaciones, no solo de bienes de consumo durable, sino de materias primas, bienes intermedios y bienes de capital (encarecimiento de bienes importados). Se detendrá el deterioro de la balanza de cuenta corriente, aunque continuará siendo deficitaria en más del 6% del Producto Interno Bruto.

De otra parte, lo que ahora preocupa es el aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos, lo que ante un aumento de la inflación en el país y una posible salida de capitales portafolio, inducirá al Banco de la República a aumentar las tasas de interés y disminuir la liquidez monetaria, esto promoverá una contracción en la demanda interna y un aumento del desempleo, tal y como ocurrió al final de la década de los noventa.

Si a lo anterior le adicionamos los menores grados de libertad para utilizar la política fiscal y el aumento del servicio de la deuda en pesos, se empezará a apelar a mayor endeudamiento externo e interno y a proponer nuevas privatizaciones y contratos de Concesión en condiciones bien onerosas para el Estado. Se patea el tablero para que las próximas generaciones y gobiernos asuman las consecuencias.

En la Asamblea de la Andi, se habla de desindustrialización, de falta de políticas para la promoción del desarrollo, del error de haber ‘puesto los huevos en la misma canasta’, con los Tratados de Protección de Inversiones, que no de libre comercio, con los países. Pueden tener razón, pero me recuerda el apoyo de la Andi en el inmediato pasado a esos acuerdos. Diría un expresidente venezolano, escuchando los tardíos comentarios: “que tarde piaste pajarito”.

Pero lo que sí es indignante es la actitud soberbia de algunos funcionarios de alto rango del Gobierno Nacional, cada vez que se está en desacuerdo con sus afirmaciones. Algunos se sienten como Dios, solo que más confiables. No, si es en el debate y en el disenso donde surgen los consensos. Qué les pasa? Tranquilos, que el problema es del país, no personal y otra parte del gobierno se encuentra dedicado a buscar la paz y la reconciliación entre los colombianos.

Es necesario mirar nuevamente hacia Latinoamérica, a los mercados naturales y complementarios. Alguien me decía que volvimos a los ochenta. Creo que en parte es cierto, claro está que con menor margen de manejo por los tratados internacionales que hemos suscrito. Estoy con mi papa Francisco, menos ideologías y más realismo: los únicos que no se devuelven son los ríos.

Germán Umaña Mendoza

Profesor Universitario

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado