Germán Umaña Mendoza

‘El pueblo es un detalle’

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
noviembre 05 de 2015
2015-11-05 05:03 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Qué vaina tener varias juventudes acumuladas. Se repiten los ciclos, especialmente, en la economía, y uno dice: esto ya lo viví y no nos fue bien. Al final, sobrevivimos, pero las consecuencias sobre los sectores productivos, el empleo, el ingreso per cápita y el cumplimiento de los derechos fundamentales en educación, salud y cultura, fueron realmente dramáticos. Estoy refiriéndome a la crisis que se presentó a finales de los años 90.

Como en ese entonces, la situación de las cuentas externas era deficitaria y compleja. Tal vez ahora es más grave la profundidad de la crisis y son menores los grados de libertad para su recuperación, producto de la debilidad de los posibles sectores productivos que no tienen ni incorporación de materias primas y bienes intermedios nacionales, ni desarrollo del progreso técnico, aspectos que en la coyuntura podrían beneficiar a ciertos productores y empresarios, como consecuencia de la devaluación de la moneda. Al contrario, tenemos maquila y ramos con poco valor agregado y alto componente importado, que se ven en dificultades por la evolución del tipo de cambio.

Hoy, tenemos el más profundo déficit comercial de las últimas décadas, lo mismo ocurre con la cuenta corriente, que si se mira en el largo plazo, su acumulado negativo (últimos 30 años) se convierte en dramático y, los ingresos de la cuenta de capitales: inversión extranjera neta (directa y de portafolio), no serán suficientes para financiar los déficits de cuenta corriente del 2015 y, posiblemente, del 2016.

Como en 1998, aumenta el endeudamiento externo como porcentaje del PIB (en pesos y en dólares), el servicio de la deuda (pagos del principal y de intereses), se endurecen los intereses y las condiciones con las que se accede al nuevo endeudamiento y, en consecuencia, se compromete el futuro si no se generan las condiciones de desarrollo para pagar.

En el frente interno, aumentan las tasas de interés otra vez, como en el pasado, así como la contracción monetaria y los encajes. Se espera controlar la inflación al costo que sea necesario, desde el punto del Banco Central. Pero es que el costo alterno es el aumento del desempleo, la baja de los ingresos y la contracción de la demanda.

El déficit fiscal aumenta. Las apuestas son elementales: no tienen que ver con el hecho de si se violará la Regla Fiscal, sino en cuánto y cuáles serán los argumentos para su justificación.

A finales de la década de los noventa, los desempleados aumentaron en un millón. Aún recuerdo a una bellísima ministra de Economía del Brasil, después de haber publicado “o plano real”, con un ajuste estructural dramático, y, ante la pregunta de un periodista indiscreto sobre ¿cuáles serían los efectos sobre el pueblo?, respondió: “¿el pueblo? El pueblo es un detalle”.

Germán Umaña Mendoza

Profesor universitario

germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado