Germán Umaña Mendoza

Un tiro en el pie

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
septiembre 04 de 2014
2014-09-04 03:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Mírese por donde se mire, la situación fiscal en Colombia es, por decir lo menos, riesgosa y el grado de libertad para abordar las reformas, aunque existe, será un ejercicio de malabarismo que pondrá a prueba la habilidad del Ministro de Hacienda para responder a la situación, así como su compromiso para liberarse de la ortodoxia.

Fíjense ustedes: los recursos fiscales provenientes de la venta de commodities, especialmente del petróleo, carbón y ferroníquel, disminuirán. Eso se sabe; lo que no se conoce es en qué magnitud. Incertidumbre.

Estudios efectuados en el pasado por el Centro de Investigaciones de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional e incluso por entidades gubernamentales y la Comunidad Andina indicaban que por efectos de los acuerdos con diferentes países, especialmente con Estados Unidos y la Unión Europea, los recursos recolectados por aranceles a las importaciones disminuirían en un monto equivalente a 2 o 3 por ciento del IVA, es decir, casi 1 por ciento del PIB. Eso ya ocurrió: certidumbre.

Adicionalmente, la seguridad jurídica pactada en los Tratados de Protección de inversiones dificultará al máximo cambiarle las reglas de juego a los inversionistas, extranjeros o nacionales, y aumentar por esa vía la tributación, tanto la relativa a bienes y servicios como a las de capital conocimiento. Incertidumbre por firmar bobadas, eso sí costosas si se incumplen porque nos demandarán en el Centro de Solución de Controversias creado por el Banco Mundial. Certidumbre. Los tratados se encuentran grabados en piedra.

El déficit de cuenta corriente aumentará según todos los analistas a un porcentaje cercano al 5 por ciento del PIB y la inversión extranjera directa será menor que la del año pasado. Aumenta la entrada de capitales de portafolio, volubles como los corazones y las golondrinas.

Resultado: mayor endeudamiento externo o interno, incremento de la monetización y mayor desembolso de recursos de la nación en el futuro. En consecuencia, incertidumbre para las nuevas generaciones. Se aumentará el consumo presente y disminuirá el futuro si no se crean nuevas fuentes de desarrollo y riqueza.

Presiones de gasto por todas partes: posconflicto, educación, salud, sectores agropecuario e industrial, infraestructura y vías 4G. La solución es vender activos: ¿Isagen y Ecopetrol? La primera venta aplazada quién sabe hasta cuándo; la segunda, mal negocio con acciones a la baja. Las dos: disminución de los ingresos fiscales.

Malos negocios por donde se miren y con costos políticos inmensos.

Y, para colmo de las afujías del Ministro, la ortodoxia aprobó por Ley de la República la Regla Fiscal, que debe cumplir sin reservas. Los límites están claramente establecidos. No podría volverse ortodoxo. Se dispararon por fundamentalistas un tiro en el pie, por supuesto, el derecho. Con el ‘negro’ Gaitán: “Báilenme ese trompo en la uña”. Consejo: ajustarse el cinturón.

Germán Umaña M.
Decano de Economía, Universidad Central
germanumana201@hotmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado