Germán Umaña Mendoza

Y… todavía los escucho

Germán Umaña Mendoza
Opinión
POR:
Germán Umaña Mendoza
septiembre 11 de 2014
2014-09-11 05:37 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Sorprenden las afirmaciones y noticias que se escuchan a partir de tempranas horas cada día. El 8 de septiembre del 2014, a las 5:37 a.m. se inicia la diatriba diaria en Caracol Radio en contra de la administración de Bogotá, el director y los periodistas comentan, condenan, piden investigaciones y determinan las penas.

En su opinión, hay que acabar y meter a la cárcel a los responsables del contrato de la máquina ‘tapahuecos’. Casi nadie quiere que funcione, ni siquiera los que tienen los huecos en la puerta de su casa. Lo importante no es que estos desaparezcan, ni que se demuestre que es una tecnología sencilla para solucionar problemas no estructurales en las calles de Bogotá. ¿Y, si finalmente funciona?

Eso no es relevante, el problema es la contratación, que se vayan todos los funcionarios de la Alcaldía al hueco.

Después, se solazan con las multas impuestas por parte de la Superintendencia encargada de la Competencia a la Alcaldía de Bogotá y a funcionarios que viven del sueldo. Lo que le interesa es la libertad de empresa. Les gustan los monopolios y los oligopolios privados. El hecho de que previo al actual esquema existía un oligopolio, cuyas injustas utilidades eran producto de un permanente abuso de su posición dominante de mercado, ni siquiera se comenta. Esos abusos, ni los rechazan, ni los investigan

A las 7:00 a.m. entrevistan al Ministro de Hacienda. Lo primero que él dice es que dirá de cara al país la verdad: lo que prometieron en la campaña para la reelección no era cierto. Descubrieron de pronto que existe un cráter (no un hueco) fiscal, del tamaño de un desastre. La política es la política, la verdad es poco importante y nadie sabía que nuestras reservas de petróleo eran pírricas y que los ingresos bajarían en los próximos años.

Y, a continuación, enumera las medidas que se propondrán al Congreso, así:

Primero: dora la píldora; gravaremos a los ricos aumentando el impuesto al patrimonio.

Segundo: aumentaremos el IVA, no dice cuánto, pero sí, que es necesario.

Tercero: se mantendrán impuestos que se había prometido desmontar.

Cuarto: a los pensionados se les continuará deduciendo el impuesto del 8 por ciento adicional al 4 por ciento que pagaban antes de recibir el derecho a la salud por el trabajo de toda una vida.

¿Cómo no hacerlo?, dice el Ministro, entre más viejos más gastan en salud, y agrega: esos ingresos deberían gravarse aún más, como ocurre en la mayoría de los países.

Además, ya había dicho que en un año privatiza Isagen, y, no lo mencionó todavía, pero lo hará, tendrán que apelar a la venta de parte de las acciones de Ecopetrol. No subirán los impuestos para las clases medias: por supuesto, lo acaban de hacer hace un año. Eso sí, los ‘informadores’: suavecitos.

Lo dicho: “amárrense el cinturón y échenle más agüita a la sopita”.

Germán Umaña M.
Decano de Economía, Universidad Central
germanumana201@hotmail.com

 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado