Germán Umaña Mendoza
columnista

‘Tweets ergo sum’ (‘tweets’, luego existo)

Profundizar en la información y cuestionarse sobre los hechos es algo que le hace falta a los usuarios de redes sociales.

Germán Umaña Mendoza
POR:
Germán Umaña Mendoza
marzo 08 de 2017
2017-03-08 08:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4b9015f86f.png

Del “tweet (dicho) al hecho hay mucho trecho”. Con este modernizado refrán popular podría enseñarse a los medios de comunicación, a las redes sociales y a una gran cantidad de usuarios, que creen firmemente en la veracidad de la inmediatez, a ser menos ‘bobos’, a no buscar atajos, a estudiar y profundizar, en fin, a no ‘comer carreta’.
Y, tal vez la mayor farsa derivada de los tweets es la de presentar al señor Trump como un proteccionista a ultranza y como alguien que pondrá en juego el futuro del sistema multilateral comercial OMC, o los tratados de promoción de inversiones o los mal llamados de libre comercio.

A ver: para que entiendan los pocos que leen, el resto seguirá intencionalmente en la ignorancia, hasta bueno debe ser. Parecer inteligente, bien informado, engañarse y engañar. ¿Qué le podemos hacer? Son los más: multitudes y creciendo, nada va a pasar en la libre circulación de inversiones, ni de propiedad intelectual, ni de servicios, ni de solución con arbitraje en las controversias. Todo se limitará a disminuir el ingreso de mercancías a Estados Unidos, con base a la aplicación de algunos aranceles ilegales a la entrada de las exportaciones, la aplicación de cláusulas laborales y ambientales, para dizque combatir el ‘dumping social’: Buy American en mercancías, y para el resto del mundo en desarrollo: protección a las inversiones norteamericanas y, por lo tanto: Buy American, también.

Eso sí, las medidas de protección se las aplicarán en lo fundamental a México, y obligarán a las empresas norteamericanas en ese país a correrse unos metros para manufacturar en Estados Unidos. Claro está, si con la construcción del muro Trump, no deciden correr la cerca y cambiar los linderos y la frontera. ¿Por qué no? Ya lo hicieron en el pasado.
Con China no pasará nada. Históricamente, con los republicanos se mantienen sistemáticamente ‘déficits gemelos’: de cuenta corriente y fiscal, y se financian con la plática que ingresa a la cuenta financiera y de capitales.

En Estados Unidos, las autoridades monetarias emiten dólares (¿serán falsos?) sin agüero, con los que compran bienes a los chinos y estos los devuelven con inversiones en papeles norteamericanos del gobierno, capital de portafolio y compra de empresas. El sistema es perfecto, por no decir, el ‘concierto para delinquir’ entre estas dos grandes naciones.

Más bien, en vez de proteccionismo se establecerá la ‘Tasa Tobin’ al revés y se fijarán impuestos a las remesas que envían nuestros compatriotas, y volveremos a las ‘certificaciones’ y a las sanciones unilaterales: a unos por ‘terrorismo’, y se establecerán decisiones ‘draconianas’ migratorias, y a otros por sembrar droga y narcotráfico (como si ellos no la consumieran y se quedarán con el 95 por ciento de las utilidades de esa maldición). Para Colombia, el apretón y las sanciones, si no volvemos a la fumigación aérea y si no cumplimos con el alinderamiento en cualquier votación internacional, vendrán por ahí. “twetts ergo sum”: supongamos que usted twitea (sic) y por eso existe.

Germán Umaña Mendoza
Profesor universitario
germanumana201@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado