Gilberto Caicedo Gardeazábal

Humillante renuncia

Gilberto Caicedo Gardeazábal
POR:
Gilberto Caicedo Gardeazábal
agosto 22 de 2013
2013-08-22 01:24 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c62deb4e131.png

Si bien era necesaria la desaparición del Instituto de los Seguros Sociales (ISS), gravemente manipulado por algunas fuerzas que desdibujan el quehacer sindical, el país confirma de nuevo que los problemas estructurales observados en la gestión de las entidades que liquida, mutan y se introducen con asombrosa rapidez en las que se crean.

En el Gobierno de Ávaro Uribe Vélez, por ejemplo, su aplaudido Incoder, a pocos meses de haber sido fundado, ya estaba atrapado en el mismo caos administrativo y de corrupción que se observó en sus antecesoras, a tal punto que el propio ministro Andrés Felipe Arias se excusaba en la tarea de saneamiento al neonato instituto. El superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, manifestó en el 2011 que había sido creado por delincuentes antes que por el mismo Gobierno.

Son cientos los casos en los cuales nuestros legisladores y gobernantes de turno, para remediar los problemas de ineficiencia pública y degradante corrupción, optaron por lo más superficial, rebautizar con llamativas denominaciones, a través de nuevas entidades, el nombre de los ladrillos institucionales donde la función se desarrolla.

Esta práctica genera que en el mediano plazo el costo lo asuma, en primer lugar, la misma comunidad que aplaude fervientemente este tipo de soluciones; en segundo, los ejecutivos que siempre son sacrificados públicamente para bajar el tono de la crítica, y por último, el resto de contribuyentes y ciudadanos.

No se deben abordar las fallas de una tarea del Estado reduciendo la solución al vehículo legal para ejecutarla, dado que el correcto ejercicio institucional emerge, exclusivamente, del conocimiento y las competencias técnicas del equipo humano que asume el cometido público, y el mejor camino para mejorar las ineficiencias operativas es trabajar en la optimización de aquello que conocemos en la literatura administrativa como know how.

En la transición de la administración pensional desde el ISS a Colpensiones, en su momento, la gerencia, con el viceministro Mauricio Olivera, quien ahora asumirá la presidencia de la concebida empresa estatal, solo se preocupó por el ambiente político que rodeaba el proceso, subestimando abiertamente el nuevo diseño operacional; las funciones misionales y administrativas; la importancia del mapeo detallado de los procesos y procedimientos; las actividades que ejecutarían los empleados; el análisis y control de tiempos y movimientos; el esquema pormenorizado de la gerencia de riesgos legales, operacionales y financieros, los sistemas de control y auditoría; los factores tecnológicos; la seguridad y administración de la información; el nuevo tratamiento a la compleja gestión documental, entre otros aspectos.

Por tanto, la humillante renuncia de Pedro Nel Ospina, justificada parcialmente en la presión extorsiva de congresistas y tramitadores, no es más que el reflejo de la manera improvisada como el Estado aborda los retos asumidos en la extinción de entidades, sin inquietarse, ni siquiera, por conocer rigurosamente cómo se hacían y cómo se deberían hacer las cosas.

Gilberto Caicedo G.

Consultor corporativo

consulting@caicedoasociados.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado