Gilberto Caicedo Gardeazábal

Índice de Resiliencia Nacional

Gilberto Caicedo Gardeazábal
POR:
Gilberto Caicedo Gardeazábal
enero 16 de 2013
2013-01-16 12:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c62deb4e131.png

Como punto de partida para el próximo Foro Económico Mundial (FEM) en Davos-Klosters, su presidente, Klaus Schwab, viene convocando a la comunidad internacional para el refinamiento del Índice de Resiliencia Nacional en su último informe de Riesgos Globales 2013.

Si bien desde el 2011 ya se justificaba la necesidad de fortalecer la resiliencia de los sistemas de administración de riesgos, el documento ya desarrolla una forma de medir la capacidad de un país en la gestión de dichos eventos.

Con base en la tipificación de los riesgos (evitables, estratégicos y externos) hecha en Harvard por los profesores Robert Kaplan y Annette Mikes, ya existe cierto consenso en cuanto a que los impredecibles o exógenos deben ser abordados mediante el método del cultivo de la resiliencia, y cuyo objetivo es mantener funcionando, en momentos de perturbación, cualquier sistema económico, social, ambiental, de infraestructura y hasta el Estado mismo.

El estudio cualitativo que busca evaluar la capacidad de los países para resistir una crisis se basó en la percepción de muchos expertos sobre adaptabilidad ante fuertes impactos, niveles de recuperación de un sistema y eficacia de la gestión integral de los riesgos globales.

Para esta evaluación, que incluyó este año los efectos de la interdependencia de los riesgos, es importante analizar aquellos con significativos aumentos en sus probabilidades de ocurrencia con respecto al reporte anterior.

Entre las grandes amenazas a las que estamos expuestos en el corto plazo, encontramos que en el evento denominado “Ineficacia de la política antidrogas” la probabilidad de que la ejecución de las mismas no tengan mayor efecto, las organizaciones criminales sean más dañinas, los adictos aumenten y los recursos queden invertidos en vano, creció 31,16%.

En la explotación excesiva de especies naturales –amenazando irremediablemente su biodiversidad– la expectativa de que esto se evidencie aún más se elevó 18,30%. Otros de los riesgos con crecimiento considerable en el periodo son: el arraigo del crimen organizado, los errores de planificación en el crecimiento urbano, la profundización de la corrupción y, en sexto lugar, los imprevistos de la regulación oficial.

Preocupa que, en lo económico, se destaque el evento de una mayor severidad en la mala distribución del ingreso.

Esperamos que en este foro de enero se inquiete, de una vez por todas, sobre la verdadera capacidad de resistencia de las naciones frente a los diferentes riesgos y sus peligrosas combinaciones, como la temida “tormenta perfecta”, que involucra, simultáneamente, una delicada crisis económica con nuevas y devastadoras manifestaciones del cambio climático.

Los “incendios digitales” –como se conoce al terrorismo cibernético, pánico tecnológico y saboteo informático– advierten, en nuestro hiperconectado mundo, verdaderos desastres sociales y financieros. ¿Es hora para que el Conpes fije un primer derrotero al respecto, orientando una política de riesgos globales con mayor integralidad y cohesión interinstitucional?

Gilberto Caicedo Gardeazábal

Consultor corporativo

consulting@caicedoasociados.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado